X
POLÍTICA >

Los sindicatos reactivan el debate sobre la tasa turística para 2014

   

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Resuelto el sudoku del techo de déficit de las comunidades autónomas en 2013, los esfuerzos se centran en completar el crucigrama de los presupuestos de 2014. Así como el Gobierno canario ha aprobado las directrices y criterios de las cuentas, los sindicatos más representativos han comenzado a diseñar las prioridades de la política económica para el ejercicio venidero.

Entre las propuestas que trasladarán al Ejecutivo (CC-PSOE), CC.OO. y UGT plantearán el establecimiento de una tasa turística “destinada de manera finalista a la mejora de los entornos públicos relacionados con la oferta” de este sector.

En un documento interno, aún en fase de borrador, Comisiones Obreras proyecta un proceso de diálogo social de la mano de UGT “con el fin de contar con unos presupuestos de la Comunidad Autónoma para 2014 que sean elaborados, y si fuese necesario defendidos, por la totalidad de las instituciones y de los agentes económicos y sociales”.

Esta medida fiscal, similar a la que se aplica en Cataluña, ya fue descartada por “inoportuna”

En opinión de la central mayoritaria, “la articulación de textos concretos que trasladen los objetivos al terreno de la normativa constituyen un paso decisivo posterior a la negociación”. Las dos organizaciones persiguen tres metas concretas: incrementar la protección social y proteger la demanda interna, reforzar la cualificación y competencias del capital humano y reactivar la actividad económica y la inversión. Para llegar hasta ahí, los ejes actuación abarcan aspectos como el de “abordar mediante inversión pública la rehabilitación y actualización del mobiliario urbano e impulsar la pequeña obra pública ligada a la accesibilidad de los espacios colectivos, la eficiencia energética de los edificios públicos y las áreas colindantes con los establecimientos hoteleros sometidos a procesos de rehabilitación”. Junto a ello, CC.OO. y UGT contribuirán a impulsar la modernización de la planta alojativa, a la sombra de la ley recientemente alumbrada. Una herramienta de uso indispensable para la construcción de ese marco económico es la financiación. En este capítulo es donde cabe un impuesto cuya implantación ya fue descartada tanto por parte de la Administración regional como por las patronales isleñas. Su aplicación se rechazó por inoportuna, en un momento en el que no convenía desplumar a la gallina de los huevos de oro. Las perspectivas son ahora más halagüeñas. Así lo corroboran las estadísticas de llegadas y gastos durante las estancias en las Islas. Se comprende que el turismo remonta el vuelo tras una etapa de nubarrones, si bien nunca se ha puesto el sol.

Suprimida en Baleares, con la llegada del PP, la tasa solo está vigente, dentro de España, en Cataluña. Entre noviembre de 2012 y marzo de 2013, la Generalitat ha ingresado por este concepto ocho millones de euros. La previsión es recaudar cincuenta millones cuando termine el año.

La medida consiste en que el visitante paga en el alojamiento una cantidad que oscila entre 0,5 y 2,5 euros según la categoría. Eso sí, quedan exentos los menores de 16 años y los clientes con una permanencia superior a las siete noches.