X
ECONOMÍA >

Sobran huevos

   

GRANJA AVICOLA HUEVOS

El exceso de producción de huevos ha llevado a muchos granjeros a tirarlos. / DA

M. FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

La situación del sector avícola de las Islas ha dado un giro radical en los últimos meses. Si en el año 2012, el precio de los huevos estaba por las nubes, entre otras cosas por la caída de la producción, desde hace unos meses está ocurriendo justamente lo contrario: el exceso de producción está provocando una caída de los precios y, en consecuencia, un stock “inasumible” para algunas granjas de la Islas.

El motivo de este exceso hay que buscarlo no tanto en la caída del consumo, que también ha influido, como en la adaptación de los granjeros a la normativa europea de bienestar animal. David Nuez, productor avícola y representante del sector en la Isla, explicó que en 2012 los granjeros se vieron “desbordados” porque, de forma muy rápida, tuvieron que hacer una fuerte inversión para comprar las jaulas nuevas para las gallinas exigidas por la Unión Europea.

“La frescura es lo que nos permite competir con los productos de la Península”

“Esto provocó que muchos tuviéramos que reducir las gallinas y, en consecuencia recortar la producción (que en muchos casos llegó al 30%) para poder pagar las jaulas nuevas. El precio unidad subió casi el 50%. Además, al caer la producción, la demanda tuvo que ser atendida con huevos procedentes de la Península, provocando una fuerte dependencia del exterior”. A todo esto, Nuez sumó el incremento del precio del pienso.

Ahora, la situación ha cambiado. Todas las granjas están adaptadas a la normativa europea (con las jaulas y gallinas nuevas) pero se produce en exceso. “Los productores invertimos mucho dinero y ahora, al disminuir el consumo, vemos que nos quedamos con huevos en stock que no podemos vender antes de que caduquen (28 días). Esto nos obliga a bajar el precio del huevo, con lo cual ajustamos al máximo el coste de producción, o a deshacernos de lotes de gallinas y llevarlas al matadero. Muchos granjeros ya han optado por esta última vía porque se están tirando muchas unidades”, matizó.

DEPENDENCIA DEL EXTERIOR

En 2012, explicó Nuez, había en toda España unos 35 millones de gallinas y ahora mismo estamos rondando las 45 millones. “Hemos hablado ya con el director general de Ganadería del Gobierno de Canarias para que conozca nuestra situación, que es similar a la de la Península, y que, sobre todo, realice las inspecciones necesarias para que todos los productos que entren en las Islas cumplan con la normativa y con las medidas sanitarias adecuadas”.

Nuez afirmó que en la Península están en las mismas condiciones, con exceso de producción, pero “se están dedicando a traer el sobrante para Canarias”. “Eso es lo que nos está haciendo daño, porque nosotros ya tenemos aquí nuestro propio sobrante”. Aun así, reconoció que la frescura es lo que permite “competir” a los huevos de aquí con los de la Península, aunque, resaltó que “la crisis y la bajada del consumo, por desgracia, hace que la gente se incline por las unidades menos frescas”.

Nuez insistió en que la situación está siendo “realmente desesperada” para algunos productores, que no consiguen vender los huevos y tienen que pagar la inversión realizada para las jaulas nuevas”. En este sentido, espera que, para compensar, en la próxima negociación pendiente del Posei se consiga incluir el cereal para que, “al menos, el precio del pienso baje y se nos haga más llevadera la situación”.
En estos momentos se está pagando a 0,8 céntimos de euro la unidad, un precio que en 2012 estaba a 0,13 céntimos o 0,15 céntimos de euro.