X
tribuna > Ernesto J. Rodríguez Abad

Vuelve el juez Ruz – Por Ernesto J. Rodríguez Abad

   

En esta semana que comienza mañana, lunes, el juez Ruz vuelve a su juzgado. Allí tiene una cita de indudable interés político y mediático, pero, me temo que de muy escaso interés judicial. Álvarez Cascos, Javier Arenas y María Dolores de Cospedal acuden a la cita judicial en calidad de testigos. Quiere el juez Ruz contrastar con ellos algunas acusaciones_no probadas_realizadas por Luis Bárcenas: sobresueldos, donaciones ilegales y demás flecos de todo este asunto que ha llevado al PSOE, nada menos, que a pedir la dimisión del Presidente, romper relaciones con el Gobierno -es su problema, vino a decir Rajoy en Palma- y guardar, por si acaso, una eventual moción de censura que, me atrevo a aventurar , no veremos.

Por unos días, la atención que ahora tenemos puesta en los acontecimientos de Gibraltar, se trasladará a las declaraciones de los ya citados, dándose así un paso más en un proceso que promete ser largo y, desde luego, proceloso. Hasta donde se va sabiendo, no puede afirmarse que los papeles y anotaciones de Bárcenas sean, jurídicamente, concluyentes pero es obvio que si el extesorero del PP quería hacer daño a su Partido, hay que afirmar que lo ha conseguido. No sé si se tratan de “arranques de sinceridad” como afirma Rubalcaba o simplemente de decir a aquellos que fueron de los suyos algo así como “yo caigo, pero vosotros también”. El problema de Bárcenas, no de los demás, es que lo tiene que demostrar y si, efectivamente, se demuestra que lo que dice es cierto, aquí va a haber rayos y truenos. Se que no viene a cuento pero ¿ustedes conocen a alguien que guarde durante dos años los mensajes de móvil?

Los responsables del PP ya están en disposición de estar más que atentos a lo que ocurra en el juzgado de Ruz pero afrontan esta situación con una tranquilidad que no tenían antes de la comparecencia de Rajoy ante el pleno del Congreso. Con más tranquilidad pero no con menos expectación ante la posibilidad de un nuevo movimiento de Bárcenas que, eso sí, ha logrado que se hable de todo menos del origen del dinero que le propició una auténtica fortuna. Bárcenas está apostando tan fuerte como lo hizo el propio Rajoy, de modo y manera que esto se ha convertido en una especie de pugilato. Al primer round, Rajoy -comparecencia en el Congreso- llegó en estado crítico y salió ileso .A partir de la próxima semana se inicia un nuevo capítulo. El juez Ruz tiene por delante el papel de dilucidar muchas incógnitas, de delimitar muchas responsabilidades y de esclarecer las verdades y las mentiras, que de todo hay, de todo lo conocido hasta el momento.

Con la vuelta del juez Ruz es más que probable, que nuestro particular recreo también haya concluido.