X
cuadernos de áfrica > Rafael Muñoz Abad

Al Shabaad – Por Rafael Muñoz Abad

   

La matanza perpetrada en Nairobi lleva la marca de la franquicia de Al Qaeda (AQ). Acto que reafirma las advertencias de aquellos que la vienen definiendo como un poder latente en la zona y con una capacidad real de desestabilizar la región. ¿Qué se esconde detrás de Al Shabaab? Popularmente bautizada como la firma de AQ en el África oriental, sus orígenes hay que buscarlos en la descomposición del régimen de Siad Barre en la Somalia de los noventa. Este caos favoreció la aparición de facciones descontroladas y autoproclamadas. La compleja y particular concepción de patria con la que los somalíes entienden el Estado, vertebrada en torno a la tradición oral del código normativo conocido como Xeer, y la intrínseca noción de pertenencia a clanes y subclanes facilitaron la fragmentación del país en un taifarato gobernado por señores de la guerra que progresivamente se fueron afianzando a la par que las operaciones de la ONU fracasaban. La presencia de AQ se remonta a los años noventa con la estancia de Bin Laden en Sudán; en aquel entonces, discreto santuario del islamismo. De igual manera, hay evidencias de que (este) financió el traslado (desde Afganistán) de veteranos de la Yihad para que se incorporaran a la milicia de Farah Aideed. Es curioso cómo con la desbandada del contingente occidental (1995) y, pese al apoyo a grupos del estilo de Al Itihaad Al Islaami, la presencia de AQ se desdibuja.

A grandes rasgos, Al Shabaab aparece en Somalia gracias a las facilidades que esta ofrece como Estado fallido y sin ningún tipo de control gubernamental para frenar la proliferación de bandas armadas. Posiblemente relacionada con el narcotráfico, los secuestros de cooperantes en la frontera keniata y algún acto de piratería, evolucionó desde una milicia relativamente moderada hacia una organización integrista que se enfrentó a la invasión etíope en el 2006. En la última década, su política de caridad islámica ha buscado ganarse a la población y engrosar sus filas con milicianos. Desde el 2008 comparte ideología con AQ. Este proceder la ha alejado de su estrategia inicial de convertirse en una alternativa al gobierno de transición; aspirando a protagonizar episodios de guerra global contra los intereses occidentales en África del este y ataques suicidas dentro de la propia Somalia.

*CENTRO DE ESTUDIOS AFRICANOS DE LA ULL
cuadernosdeafrica@gmail.com