X

Prueban un ‘drone’ antipiratería de 2,5 millones en aguas canarias

   

vehículo aéreo no tripulado keldar V-200

Imagen cedida por la Armada del Skeldar V-200, en la patrullera ‘Relámpago’. | DA

TINERFE FUMERO | Las Palmas

Ya están aquí. Mientras la Guardia Civil continúa en fase de planificación para implantar los drones que vigilarán las costas canarias, la Armada ya prueba en nuestras aguas sus primeros vehículos aéreos no tripulados cuya primera misión está prevista para Somalía, donde colabora junto a otros países en la operación Atalanta contra la piratería en esa zona del Océano Índico.

Así lo detalla un comunicado del Ministerio de Defensa en el que se informa de que la Armada ha completado en las Islas las pruebas de integración del sistema aéreo no tripulado (UAS en sus siglas inglesas) Skeldar V-200 a bordo del buque de acción marítima (BAM) llamado Relámpago.

Desde mediados de este mes está previsto que este sistema comience a operar en el Índico a bordo del BAM Meteoro, patrullero de la misma clase que el Relámpago.

De este modo, se concluye uno de los hitos previstos en la primera fase del programa de contratación de sistemas aéreos no tripulados en la Armada, por el que se ha adjudicado a la empresa sueca SAAB un contrato de prestación de servicios para el despliegue de su sistema Skeldar V-200 (vehículo de ala rotatoria y combustible pesado) en un BAM durante su participación en la referida operación Atalanta.

Por lo que respecta al coste de este aparato, apuntar que el contrato de la Armada con SAAB está encuadrado en el ámbito del denominado Programa de Empleo de Sistema Aéreo No Tripulado Embarcado (Pesante), y que fue adjudicado por un procedimiento negociado sin publicidad con un importe de 2,5 millones de euros, tal y como recoge el Boletín Oficial del Estado (el BOE) del pasado 4 de julio.
En cuanto a sus capacidades, debe estar al 100% durante 12 horas en periodos de 24 en condiciones normales, estando en disponibilidad de desarrollar hasta 72 horas continuadas de misión.

El sistema será capaz de efectuar el lanzamiento, navegación de precisión y recuperación en condiciones ambientales de entre -10 y +45 grados centígrados de temperatura, con estados de la mar de hasta fuerte marejada, y con un viento relativo en cubierta de hasta 30 nudos.

En esas mismas condiciones debe mantenerse por si solo en cubierta.