X
TRIBUNA >

Cero energético al ministro canario – Por Casimiro Curbelo

   

Se advirtió hace unos meses y desgraciadamente el tiempo ha confirmado la fatal posibilidad. El Archipiélago es susceptible de sufrir averías en la red de suministro y llegar al cero energético. El problema podía presentarse especialmente en verano y finalmente se produjo: La Palma sufrió esta semana un apagón que afectó a toda la población.

Los 85.000 residentes de la Isla bonita se quedaron sin suministro durante horas, evidenciando, una vez más, la precariedad del sistema de abastecimiento de Canarias y la necesidad de que, de una vez por todas, Gobierno del estado y empresas del sector se pongan manos a la obra e impulsen la interconexión eléctrica de las Islas.

Los sistemas eléctricos canarios son aislados; las centrales y las redes de cada isla no están conectadas con las de otras islas, con la única excepción del enlace que une Lanzarote y Fuerteventura. Es evidente, por tanto, la debilidad del modelo y radica ahí la principal razón del desabastecimiento sufrido en La Palma.

Aunque la empresa suministradora ha apuntado que el origen del incidente fue el mal funcionamiento de un elemento eléctrico del interior de la central, que afectó a varios grupos hasta el punto de producir un desequilibrio en el sistema, con toda probabilidad no se habría llegado al cero energético, si existiera una conexión con un sistema de otra isla. El infortunio se puede repetir en cualquier territorio insular, pudiendo provocar situaciones realmente graves. Así por ejemplo, si como consecuencia del mal tiempo, durante varios días dejaran de llegar barcos a La Gomera nos quedaríamos sin combustible y, puesto que no hay energías limpias, no podría funcionar ningún motor. En consecuencia, se produciría un desabastecimiento insular no sólo de luz, sino incluso de agua, pues para obtener este preciado bien recurrimos a recursos subterráneos y su elevación se hace con electricidad.

El asunto es bastante serio y la solución ya ha sido apuntada en varias ocasiones, en las que incluso ha habido coincidencia entre afectados, autoridades y empresarios. Ahora que por primera vez en la historia democrática tenemos un ministro canario que se ocupa de las energía, no debería dejar pasar la oportunidad de configurar un sistema energético interconectado, un anillo eléctrico regional, habida cuenta de que Canarias difícilmente llegará a integrarse en el mercado único de la energía europeo por dificultades vinculadas a la distancia. El PSOE regional ha planteado en el Congreso, a través de su representante José Segura Clavel, la urgencia de acometer una conexión submarina entre Gran Canaria y Fuerteventura, entre el barranco de Tirajana y Jandía, así como las interconexiones eléctricas entre Tenerife y La Gomera, aprovechando la línea de Guía de Isora-Los Olivos y la nueva subestación de El Palmar, en la capital colombina.

Existe un estudio pormenorizado en el que se demuestra la viabilidad de enlaces con cables submarinos. Hasta los operadores eléctricos han señalado que la iniciativa puede ser económicamente muy interesante. Falta, sin embargo, que se tome la decisión y se ejecuten los proyectos, en los que se incluye la construcción de centrales hidráulicas de bombeo reversible, pues las grandes profundidades del lecho marino impiden la interconexión entre La Palma o El Hierro y Tenerife.

No podemos dejar de repetirlo hasta que se haga realidad. Se debe asegurar un suministro de calidad y sostenible en todo el Archipiélago, para lo que será necesario reforzar la red de distribución y almacenamiento energético, y favorecer la autosuficiencia energética, manteniendo la producción de energía eléctrica convencional y apostando por las energías eólica, fotovoltaica e hidroeléctrica.

* PRESIDENTE DEL CABILDO DE LA GOMERA