X
sin atajos > Ángel Llanos Castro

Gobernar con Ricardo Melchior – Por Ángel Llanos Castro

   

Durante los años que Ricardo Melchior y yo gobernamos juntos (en la etapa 2003-2007), ambos éramos los responsables de nuestros partidos en el Cabildo de Tenerife, y aprendí de él varias actitudes que un ciudadano debe aplicar para el ejercicio sensato de la política.

Nada más asumir las responsabilidades en Relaciones Institucionales, acompañé a Melchior en un viaje oficial para convencer a la vicepresidenta de la Comisión Europea, Loyola de Palacio (q. e. p. d.), de las virtudes de los proyectos estratégicos para Tenerife en el ámbito de Granadilla. Al subir al avión, me sorprendió que un presidente insular eligiera la clase turista; y a la admirada Loyola, tras una extensa sesión de trabajo en su despacho de Bruselas, Melchior la comprometió a inaugurar las viviendas bioclimáticas del ITER (como así hizo), mostrando el respaldo comunitario a la labor tecnológica de la Corporación insular. Posteriormente, acompañé a Melchior en cinco viajes oficiales más para buscar financiación (con comisarios europeos y miembros del Gobierno de España), así como para desarrollar proyectos de cooperación internacionales. La actitud de los interlocutores hacia Melchior siempre era la misma: respeto y admiración.

De los aciertos y errores del expresidente del Cabildo, se ha escrito mucho. Pero de su calidad humana por encima de intereses partidistas, doy fe con la siguiente anécdota. En el año 2007, en plena precampaña electoral (Melchior a la Presidencia del Cabildo y yo a la Alcaldía de Santa Cruz), aceptó prologar mi segundo libro y acudir a su presentación (junto a Jaime Mayor Oreja y Jaime Pérez-Llombet). Esperábamos una cordial intervención, políticamente correcta dada la importante cita con las urnas a la que nos acercábamos como adversarios (de hecho, CC perdió la mayoría absoluta en la capital al caer en tres concejales); pero nada más lejos de la realidad. Ricardo Melchior ensalzó efusivamente (como se recoge en el prólogo) las virtudes políticas de un contrincante a las puertas de un proceso electoral, pese a la pérdida de votos que ello pudiera suponerle. Políticos así, quedan muy pocos.

*EXPORTAVOZ DEL PP EN EL CABILDO Y EN EL
AYUNTAMIENTO DE SANTA CRUZ
@allanoscastro