X
tenerife >

Salvador García: “Hacemos seguimiento las 24 horas, y si hay desviaciones, actuamos”

   

Salvador García, director de la Refinería Cepsa Tenerife. | SERGIO MÉNDEZ

Salvador García, director de la Refinería Cepsa Tenerife. | SERGIO MÉNDEZ

NATALIAS TORRES | Santa Cruz de Tenerife

La calidad del aire de Santa Cruz de Tenerife se relaciona de manera directa con la actividad de su principal industria, que también lo es de Canarias, la de la Refinería gestionada por CEPSA. Su director, Salvador García, acudió ayer al programa de Teide Radio-Onda Cero para explicar, por un lado los motivos de la parada técnica en la que está inmersa la planta desde el mes de julio, y por otro, para asegurar que el control sobre las emisiones que realiza es exhaustivo y estricto, tanto como que “hacemos un seguimiento de las estaciones las 24 horas del día y cuando se produce alguna desviación actuamos de inmediato para corregirla”. García reconoció que el nuevo Plan de Calidad del Aire obedece a que se han producido un determinado números de rebasamientos horarios, aunque afirmó que “nuestra experiencia e información es que en ningún caso se dieron las condiciones para que se alertara a la población”.

Para el director de la Refinería, el hecho de que la instalación de sea la industria más monitorizada, con diez cabinas de inmisión a su alrededor, “garantiza una malla de alertas que en caso de que se hubiera dado una superación, se habría detectado”. El director de la Refinería recordó que las instalaciones de Tenerife cuentan con la autorización ambiental integrada más severa de España, “unas medidas que aceptamos de buen grado a pesar del impacto económico que supone para nosotros”. Agregó que desde que se implantó esta autorización hasta la actualidad, se ha cumplido con todos los parámetros de emisión que se recogen en la norma.

García insistió en uno de los argumentos más expuestos por la Refinería y es que lo que miden las estaciones ubicadas alrededor de la industria, “no pueden medir la calidad del aire en promedio de todo Santa Cruz”. “Lo que reflejan -continuó- es la preocupación de la Consejería de Medio Ambiente por el impacto de la actividad en áreas cercanas”. El directivo de CEPSA defendió que, más allá de que en una determinada caseta se dieran superaciones y en un número de horas concreto, “lo cierto es que los resultados de esas casetas alrededor de la refinería arrojan que la calidad promedio del aire en todo de Santa Cruz es buena”. Por todo esto, García aseguró que: “El impacto sobre la salud, con todo el rigor que le da a este tema, es mínimo porque todos los parámetros de emisión se controlan y los de inmisión también”.

En cuanto a la denuncia admitida a trámite por la Fiscalía por un presunto delito contra el medio ambiente, el director de la Refinería, señaló que el proceso se encuentra en fase de instrucción y debe ir aparejado de una investigación que “aún no se ha producido”.

Parada técnica

El director de la Refinería insistió en que serán las condiciones del mercado las que marcarán la fecha en la que se retomará la actividad. “Ahora mismo los parámetros son muy similares a los que había cuando decidimos parar así que habrá que esperar, confío en que sólo unas semanas, para volver a refinar”. García señaló que, por el momento el impacto sobre el personal de esta parada es mínimo, y aclaró que “aunque no estemos refinando, sí que seguimos con labores de aprovisionamiento con labores de carga y descarga así como de mantenimiento”, concluyó.

Los empleados temen que haya un ERE

Los casi 400 trabajadores que desarrollan su labor en las instalaciones de la Refinería temen que, de prolongarse la parada técnica de la industria, se puedan perder puestos de trabajo, concretamente que se presente un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) para reducir los efectos económicos de la parada. Así lo exponía ayer el secretario general de Comisiones Obreras en Canarias, Juan Jesús Arteaga, en una rueda de prensa en la que el sindicato expresó su apoyo a estos trabajadores y el rechazo frontal a un posible cierre de la Refinería.

Arteaga defendió la necesidad de que se combine el interés general de una industria estratégica para el Archipiélago y la protección de la salud cumpliendo estrictamente con las normas medioambientales: “No entendemos las voces que abogan por el cierre sin más y máxime cuando en el último convenio colectivo, CEPSA se comprometió tanto con la protección de la salud como con la mejora de la seguridad invirtiendo lo necesario para ello”, señaló el representante sindical de la industria radicada en la capital.

Arteaga además defendió que los principales interesados en que se cumpla con las normas medioambientales son los trabajadores, “que están justo donde se producen las emisiones”.

Aseguró el secretario general de CC.OO. que los empleados no se van a quedar de brazos cruzados si finalmente se producen algún tipo de medida que lleva a la pérdida de empleo.