X
turismo >

Santiago Cabré: “El turismo nacional ha caído y le costará recuperarse”

   

Santiago Cabré Ozores, director del Gran Hotel Bahía del Duque / DA

Santiago Cabré Ozores,
director del Gran Hotel Bahía del Duque / DA

NICOLÁS DORTA | Adeje

Santiago Cabré Ozores se incorporó a la dirección del Gran Hotel Bahía de Duque el 1 de noviembre del año 2008, en “el momento justo”, dice, cuando la palabra crisis comenzó a repetirse más de lo habitual. El hotel ya era un proyecto consolidado e interesante: acababan de inaugurarse las Villas y el Spa estaba casi a punto, ambas ofertas claves para este resort de lujo situado en pleno Costa Adeje. Cabré, catalán nacido en febrero de 1967, optimista por naturaleza, tiene una amplia experiencia en la dirección y gestión de establecimientos hoteleros. Desde 1986 lleva en ellos. En 1999, tras pasar por la cadena NH dirigiendo tres hoteles, se trasladó a Sotogrande para estar al frente del lujoso Almenara Golf Hotel & Spa, donde permaneció hasta 2002. A partir de ese año, se incorpora a la cadena Hesperia, donde asume la dirección del Hesperia Alicante Golf & Spa, del Hesperia Lanzarote y del Hesperia Madrid, cronológicamente hasta 2007, cuando se traslada a Marbella, para gestionar el Meliá Don Pepe.

-¿Cómo están de ocupación?

“El verano ha sido muy bueno. Desde 2009, el mes de julio se ha convertido en temporada alta por encima del 83%. En agosto la ocupación sido similar con un precio sensiblemente superior”.

-¿Cómo ha cambiado el perfil turista? ¿Qué demanda?

“Desde que llegué hasta ahora ha cambiado bastante. Desde el último trimestre de 2008 y 2009 hubo una caída importante de turismo británico, alemán, europeo, aunque en España no se notó tanto. El turismo ruso se mantenía e incluso crecía. En 2010 el turismo de Alemania e Inglaterra se recuperaba en parte por las revueltas de Egipto y comenzó a resentirse el turismo nacional. Ahora el turista británico sigue siendo el más importante con diferencia. El segundo siempre había sido el español pero ahora es el alemán, que ha ido creciendo desde 2010. Realmente en los últimos tres años el turismo español ha caído y no se ha recuperado, y creo que le costará hacerlo. Está entre el tercero y el cuarto a la par con el ruso, que viene más desde mayo a septiembre. Al final el cliente lo que ve en un destino es el sol y la playa, y el que diga otra cosa no lo sé. Las actividades alternativas y ofertas complementarias son importantes, como la naturaleza, la restauración, pero al final el clima es fundamental para consolidar un destino turístico”.

-¿Qué novedad oferta Bahía del Duque con respecto a otros años?

“Nunca hemos parado el nivel de inversiones en el hotel, incluso en los años peores. En este año la principal inversión la hemos dedicado a convertir 15 habitaciones en suites, y desde verano son la que más demanda tienen. Hemos invertido aproximadamente un millón de euros. En temporadas altas el hotel lo llenamos y sin bajar los precios, porque siempre ha sido nuestra política, incluso por encima de la ocupación, pues ésta a partir del 80% es suficiente. Además, tenemos un volumen de negocio de un cliente repetidor por encima del 30%, una base de cliente estable magnífica”.


El proyecto de hotel que hizo Norman Foster estará centrado en el sector del golf

-La propiedad del Bahía del Duque tiene en Guía de Isora un proyecto para un hotel diseñado por Norman Foster. ¿Cómo va ese proyecto?

“Normal Foster ha hecho el proyecto y está finalizado, y Gary Player, uno de los mejores jugadores de golf de la historia, se ha encargado del futuro campo de golf, de 18 hoyos, que irá junto a este hotel, en la zona de Maguenes. El proyecto está acabado y ahora estamos trabajando con el Ayuntamiento, Cabildo y demás administraciones en los permisos para en el momento en que se despeje el panorama económico para empezarlo. Se trata de un hotel pequeñito de cinco estrellas, con un spa, básicamente destinado a los amantes del golf. Los proyectos están pagados y el terreno es propiedad de CIO (Compañía de Islas Occidentales). Lo bueno del diseño es que el impacto visual es mínimo, que no es un hotel en altura, todo es en horizontal, respeta mucho el entorno, con un campo de golf que utiliza la superficie justa, para las zonas reales de juego, con un gasto de riego mínimo. Todo dependerá de cómo vaya la economía pero el proyecto está ahí, hecho, presentado, y estamos trabajando. Tenerife tiene unas condiciones como destino de golf espectaculares y en invierno es un turismo que funciona. Tenemos un nivel de clientela de golf que poco a poco va subiendo y el hotel de Maguenes puede ser un producto interesante”.

-Ante la situación actual, ¿cree que los los hoteleros contratan a suficiente personal?

“La mejor acción social posible es mantener al hotel con un buen nivel de contratación de trabajadores para poner mantener un buen servicio. Tenemos más de 600 personas que trabajan aquí. Nosotros siempre hemos defendido el precio y la calidad. Y la calidad, pasa por el personal suficiente y adecuado, no hay más”.

-¿Considera que en Canarias hace falta más formación en el sector turístico?

“El gran problema que nos hemos encontrado son los idiomas. El inglés es básico y luego un tercer idioma te facilita mucho las cosas. Si no se habla inglés hay inconvenientes. También en verano hemos contratado gente rusa, y eso hay que tenerlo en cuenta. Nosotros intentamos tener un persona en cada punto que hable ruso”.

-¿Cuáles son los planes de futuro del Hotel Bahía del Duque ?

“Seguiremos manteniendo y reinvirtiendo para tener el nivel de servicios necesario. Para el año que viene la idea es no hacer actuaciones tan concentradas como las que se han hecho en las habitaciones, sino refrescar el resto del hotel. También vamos a seguir fomentando nuestras villas, un producto top con un cliente que tiene una media estancia de diez, doce noches”.