puerto y puerta > Rafael Zurita Molina

El velero ‘Cuauhtémoc’ – Por Rafael Zurita Molina

No resulta fácil memorizar Cuauhtémoc, que es el nombre que luce el buque escuela a vela de la Armada de México, que sigue atracado en el muelle de Ribera desde el pasado día 25. Más de una vez -seguro que volveré a ser reiterativo- resaltamos el cotidiano paseo por la avenida de Anaga, significando lo mucho que apreciamos la diversidad del paisaje que genera el tráfico portuario. Y sucede que, en estos tiempos, cuando se prodigan las soberbias estampas que ofrecen los cruceros de turismo, las excepcionales escalas de los buques de vela invitan a amainar el paso y construir un cuadro que ofrece la policromía de banderas, mástiles, jarcias y velas.

Inopinadamente, lo percibimos el pasado domingo, cuando resaltamos la vuelta de la fragata Danmark a este puerto, tras una prolongada ausencia; y, retrocediendo al pasado, hay que destacar que el también buque escuela a vela Presidente Sarmiento, el 29 de septiembre de 1938 visitó la Isla. Hoy hace, exactamente, 75 años.

Más cercana en el recuerdo está la gran regata Colón 92, que nos aviva la memoria del ilustre marino y pintor tinerfeño Esteban Arriaga; así se expresaba: “Jamás en la historia mundial de la navegación se habían reunido 269 veleros para realizar una regata que cruzaría ida y vuelta el océano Atlántico, con un recorrido total de 9.600 millas, la intervención de 42 países del mundo y un total aproximado de 7.600 tripulantes”. Y dijo más: “…la ciudad -Santa Cruz de Tenerife- se ha vuelto a reencontrar con su mar y el puerto ha sido de nuevo ese lugar de cita donde pasear y poder contemplar la casi interminable sucesión de mástiles que dieron un aspecto mágico a la dársena de Los Llanos”.

Retornando la primera línea, regreso al velero Cuauhtémoc, que se muestra profusamente empavesado, destacando su marinera figura en el muelle de Ribera. Por unos amables marineros que transitaban por una concurrida avenida de Anaga, pude saber algo sobre el nombre del barco. Y, ahora, algo más contando con la sapiencia de José Luis Torregrosa, admirado amigo.

El buque, construido en los Astilleros y Talleres Celaya de Bilbao en 1982, fue bautizado con el nombre del caudillo de los mexicas Cuauhtémoc, héroe nacional mexicano, que simboliza el gran país americano. Es gemelo del Gloria, buque-escuela de la Armada de Colombia; Guayas, de Ecuador; y Simón Bolívar, de Venezuela. El Crucero de Instrucción, denominado Europa 2013, se inició en Acapulco el día 18 de marzo. Hasta su llegada a Tenerife, procedente de Cádiz, ha visitado dieciséis puertos; mañana, día 30, el airoso buque zarpará rumbo a Cartagena de Indias, y, desde allí, partirá a Veracruz, donde concluirá este instructivo periplo. ¡Feliz viaje, amigos mexicanos!