X
c.d.tenerife >

Cervera deja en la Isla a Aragoneses

   

SERGIO ARAGONESES

Sergio Aragoneses, portero del Club Deportivo Tenerife / DA

s

ÓSCAR HERRERA | Santa Cruz de Tenerife

Minutos antes de la comparecencia del entrenador del CD Tenerife en sala de prensa, el club dio a conocer la lista de convocados para el choque de Ponferrada. En ella sobresalía una ausencia muy destacada; la del capitán del equipo y portero titular Sergio Aragoneses.

Ya en la sala de prensa del Heliodoro, el preparador blanquiazul argumentó esta sorprendente decisión de la siguiente manera: “Es una decisión del entrenador como muchas de las que tomo cuando hago una lista o cuando pienso en un partido; simplemente es eso”. Álvaro Cervera siguió explicando esta medida y apostilló que el hecho de no convocarle para Ponferrada “no tiene que ver con el partido reciente”, donde el portero gallego falló en la acción del cero a uno del Mallorca.

Cervera confesó que alguna vez había pensado en el cambio en la portería, pero que ahora estima que “es el momento de que juegue Roberto o Nauzet y de que Sergio descanse un tiempo”, y que esta es una situación “que es buena para el equipo” y “es buena para él”, en relación a Sergio Aragoneses. El preparador blanquiazul entiende que este es un caso “diferente” al de otros jugadores porque “lleva mucho tiempo y tiene mucho peso”. “Esto es lo mismo que hemos hecho con otros jugadores cuando lo hemos cambiado para que mejore el equipo y para que lo hagan ellos cuando vuelvan”, apostilló

Preguntado por las posibles críticas hacia su figura por esta controvertida decisión, Álvaro Cervera señaló: “Que le voy a hacer; aquí lo que va a haber son opiniones, y la mía en este caso es la que vale para elegir a uno o a otro”.

En estas circunstancias, el míster del CD Tenerife aclaró que sí había hablado con Aragoneses en el vestuario: “No suelo dar explicaciones a los jugadores, pero en este caso he hablado con Sergio”. Cervera no quiso desvelar el contenido de ese diálogo. “Eso queda entre nosotros”, espetó el entrenador.

Es su momento

El entrenador tinerfeñista también tuvo palabras para los dos porteros que viajan hoy a Ponferrada, Roberto Gutiérrez y Nauzet García. Cervera comentó que a todo futbolista le llega el momento en el que “tiene su oportunidad”, y el caso de los dos canteranos “es su momento y tienen que estar preparados para ello”. “Confío plenamente en los dos”, especificó un Álvaro Cervera que remarcó que “no pueden tener jugadores en la plantilla pensando que no van a jugar nunca”. “Mi obligación como entrenador es tratarlos a todos con el mismo rango”, apuntó.

El técnico no quiso desvelar abiertamente quién de los dos será el titular mañana en Ponferrada, pero dio pistas al decir que “aquí habitualmente el que viene de segundo es Roberto; y Nauzet está yendo con el filial”. Así, lo que lo normal sería que Roberto Gutiérrez sea el que defienda la meta blanquiazul en El Toralín ante los de Claudio Barragán.

Ya entrando a analizar la situación del equipo y el partido ante la SD Ponferradina, el entrenador blanquiazul destacó que está “convencido” de que a largo plazo “este grupo será un muy buen equipo”. “Pero conozco las urgencias del fútbol”, precisó. Del envite de mañana sábado dijo que en la plantilla afrontan este encuentro “como el de Huelva”, aunque, a su juicio, “será un partido diferente”. “Eso sí, pensamos en la manera de ganarlo. La Ponferradina es un rival muy armado”, explicó sobre el adversario de esta jornada.

A pesar de la mala situación en la tabla, Cervera afirmó que está “contentísimo con el trabajo que hace el equipo, no con los puntos”; y sentenció, en una rueda de prensa marcada por el nombre propio de Sergio Aragoneses, que no aprecia un equipo “desordenado ni un vestuario revuelto”.

Para Sergio no es la primera vez

No es la primera vez que en su larga trayectoria en el CD Tenerife, el portero de Pontevedra deja de contar para un entrenador. En su primera temporada en la Isla, en la campaña 2000-2001, Aragoneses era el titular indiscutible en la liga cuando, de repente, en la jornada 34, dejó de jugar. Rafa Benítez le dio la alternativa en la meta a Julio Iglesias, en un Tenerife que enfilaba la recta final de aquella temporada imparable en su camino hacia el ascenso a Primera División.

El guardameta asturiano desbancó a Aragoneses del once inicial y fue Julio Iglesias el que disputó aquel partido decisivo en Butarque ante el CD Leganés. Benítez también dejó a Sergio Aragoneses fuera de la convocatoria para el partido ante el Córdoba el 20 de abril de 2001. El preparador madrileño señaló en rueda de prensa sobre esa decisión lo siguiente: “Que no esté Sergio tiene una explicación muy clara, igual que en otras ocasiones lo he dicho en relación a otro jugador. Tengo plena confianza en Julio y en Jorge Bartual, y son los dos porteros que van convocados esta vez”. “Sergio no tiene ningún problema físico, es un problema de confiar más en uno o en otro en un momento determinado, y ahora tengo plena confianza en Julio y en Jorge”, reiteró el entrenador blanquiazul.

“Al igual que cuando en otro puesto hay jugadores que cuando entrenan bien se les premia con jugar, en este caso he hecho exactamente lo mismo. Los dos tienen posibilidades y por eso me los llevo, ya que han venido haciendo un buen trabajo”, apuntó Benítez en una línea idéntica a la que ayer expuso Álvaro Cervera 13 años después de aquel episodio.

Aragoneses jugó 33 partidos, y los nueve restantes los vio desde el banquillo. A la temporada siguiente le volvió a pasar los mismo pero con diferente entrenador. Pepe Mel había sido destituido en el CD Tenerife tras la derrota en Vallecas por dos a cero ante el Rayo Vallecano. El malogrado Javier Pérez trajo al banquillo blanquiazul a Javier Clemente, quien en su primer choque como técnico tinerfeñista, sentó al hasta entonces titular Sergio Aragoneses para dar entrada de nuevo a Julio Iglesias como titular.

En aquel momento restaban 11 jornadas para acabar la temporada en Primera División, y el CD Tenerife estaba ya en una situación límite en zona de descenso. Julio Iglesias se puso bajo los palos en el Heliodoro Rodríguez López ante el CA Osasuna, y de ahí al final jugó todos los encuentros que desembocaron con el descenso del equipo tinerfeño a Segunda División A.