X
trac tici tac > César Martín

Crisis de lunes – Por César Martín

   

Mi amiga Bárbara (llamémosla así) no va con modelitos. No es de esas mujeres que conjunta hasta la ropa interior, por el aquello del nunca se sabe, porque vete tú saber dónde se puede acabar cuando sales de casa. Como le pase algo… Ella es más del antes sencilla que muerta, que para sufrir ya está la vida. La última vez que usó tacones fue en la boda de su primo el año pasado. Todavía se queja de las llagas que le hicieron y de los días previos, donde tuvo que usarlos hasta con el pijama para practicar en casa y que cedieran un poco; se lo recomendó la dependienta. Bolso no suele llevar, ella es más de otro estilo. Sigue calzando sus all-star de siempre, una buena camiseta (compró un surtidito de colores a 3 € cada una estupendas) y unos vaqueros. No le gusta ostentar ni ir luciendo pierna, y eso de arreglarse, para las fiestas y los domingos, como le enseñaron de pequeña.

El pasado lunes se le rajó el pantalón en la entrepierna y vino la crisis. Me envió la foto de los hechos avergonzada, en su entorno de arpías de vanguardia esto podría ser el acabose. En realidad tampoco era para tanto, pero la situación se desbordó y entró en pánico. Yo le dije -y nótese la ironía- que eso le pasa por vestir así, con esas pintas de anarquista y antisistema, que ya solo le falta dejarse el bigote, la sobaca mora e irse a vivir al monte. Porque claro, una cosa es ir de underground y otra bien distinta es ir de zarrapastrosa que diría mi madre. No se puede ir de esa manera, desafiando al mundo con una sonrisa todos los días como ella va. No señor. Lo que tiene que hacer es buscarse un buen conjunto, ir de sufridora, ser una triste más y dar un poco de penita…

Continuamos desvariando y nos hartamos a reír. El resto del día lo pasó luciendo el jirón, no fue a casa a cambiarse. Resolvió ser ella misma y volvió a sentirse orgullosa.

@cesarmg78