X
sucesos >

El funcionamiento del 1-1-2 ha contribuido a la reducción del número de fallecidos en accidentes de tráfico

   

SUC enfermeros sanitarios

Los sanitarios del SUC evacúan a una herida tras un atropello. | SERGIO MÉNDEZ

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

La puesta en marcha y el correcto funcionamiento del Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 1-1-2 del Gobierno de Canarias ha contribuido en gran manera a la reducción del número de fallecidos en accidentes de tráfico en el Archipiélago, según un estudio realizado por Alexis Moreno, grado en Seguridad y Control de Riesgos por la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC).

En este estudio, que analiza el periodo comprendido desde la creación del 1-1-2 en mayo de 1998 hasta el año 2009, demuestra la existencia de una dismución progresiva del número de fallecidos en accidentes a pesar de que se produce un incremento paulatino del número de siniestros.

Este mismo comportamiento se produce, según Alexis Moreno, en otras comunidades autónomas como Cataluña, Comunidad Valenciana o Madrid, donde también se registra un importante descenso en el número de fallecidos por accidente de tráfico desde la puesta en funcionamiento del 1-1-2 en estas regiones.

Esta disminución en el número de muertes por accidente de tráfico se justifica en el hecho de que la puesta en marcha del CECOES 1-1-2 ha supuesto una importante mejora en la asistencia a los heridos en este tipo de siniestros ya que no sólo permite una respuesta coordinada y simultánea de los servicios que sean necesarios en cada caso sino que además ha generado una disminución muy relevante del tiempo medio de respuesta de la asistencia sanitaria especializada al accidentado. A todo esto hay que añadir el acceso universal al sistema de ayuda en emergencias de Canarias y el elevado nivel de conocimiento en la población del número de teléfono al que deben llamar si se encuentran en una situación de urgencia o emergencia. Todo ello confluye para que el CECOES 1-1-2 pueda dar una respuesta eficaz y eficiente a los diferentes incidentes que se producen.

En el caso de Canarias, la puesta en marcha del 1-1-2 ha contribuido a una disminución significativa del tiempo medio de respuesta ante un accidente de tráfico situándose en la actualidad entre los 15 y los 17 minutos de media, según el estudio, lo que entra dentro de la “la hora de oro” para la asistencia, en la que se mejora considerablemente la superviviencia de los heridos.