X
tribunales>

El jurado los ve culpables pero entrega un veredicto no válido

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

La mayoría lo ve coautor, pero sin justificarlo. | S.M.

La mayoría lo ve coautor, pero sin justificarlo. | S.M.

El tribunal de jurado popular emitió ayer un veredicto de culpabilidad para los dos acusados de asesinar a sus propios hijos en el domicilio familiar que tenían en la calle Primero de Armenia del santacrucero barrio de Vistabella, en hechos que tuvieron lugar en diciembre de 2011. Sin embargo, la magistrada-ponente de la Sección Sexta que preside el juicio, Esmeralda Casaldo, les devolvió ayer dicho veredicto al considerarlo no válido porque entiende que no se ha justificado debidamente la acusación contra él (Ponce), aunque sí contra ella (Sonia). Cabe recordar que no basta con que el jurado señale a quienes considera culpables, sino que tiene que fundamentar adecuadamente su decisión.

Las consecuencias inmediatas de lo acaecido ayer en la Audiencia de Santa Cruz de Tenerife es que el jurado volvió anoche a concentrarse en un hotel de la capital para reanudar unas deliberaciones que comenzaron en la mañana de martes y que, presumiblemente, ahora se centrarán en señalar cuáles de las pruebas practicadas les han llevado a votar mayoritariamente (hace falta una mayoría de siete sobre nueve para dar la respuesta que han dado) a considerar a Ponce el Curandero como coautor de los asesinatos. La ley concede al jurado popular un plazo de una semana para entregar un veredicto ajustado a derecho, intervalo de tiempo tras el cual es disuelto si no ha llegado a una conclusión adecuada. Tal posibilidad es aún lejana porque les quedan cinco días por delante.

No parece que haya dudas sobre su autoría. | F. PALLERO

No parece que haya dudas sobre su autoría. | F. PALLERO

También puede que, a requerimiento del propio jurado, se retoque el llamado objeto de veredicto, que es el cuestionario que les da la magistrada para que con sus respuestas se adjudiquen las posibles responsabilidades. En realidad, el objeto del veredicto de este juicio ya sufrió en la mañana de ayer un retoque a solicitud del propio jurado. Otra de las posibilidades pasa por que el jurado no logre fundamentar su acusación contra Ponce, por lo que este quedaría en libertad, aunque la posibilidad parece remota dado que al menos siete de sus miembros lo acaban de señalar como culpable de un doble asesinato.

El último escenario posible sería la ya citada disolución del jurado, lo que acarrearía un nuevo juicio con otros miembros. Si volviera a pasar lo mismo, la ley obliga a dejar absueltos a todos los acusados. En cuanto a lo que decidió el jurado pero solo supo fundamentar en la parte que corresponde a Sonia se recoge en la primera pregunta del objeto de veredicto entregado por la magistrada según la cual “(…) Desde que los acusados se conocieron en 2003 se juramentaron que nunca se dejarían, que siempre estarían juntos, y que nadie ni nada podría separarlos. Determinación en la que se mantuvieron durante toda su relación”.

Ella mata, él mira
“En ejecución de ese plan -sigue el relato- en la mañana del 9 de diciembre de 2011 ambos acusados decidieron y concertaron acabar con la vida de los niños para lo cual la acusada le indicó a su hija Tindaya que se fuera a la cama de la pareja. Una vez allí se tumbó sobre ella y le colocó una almohada sobre la cara, apretándosela fuertemente para impedir que respirase, manteniendo esa posición hasta que notó que la niña no se movía.

El acusado, mientras tanto, se mantenía en el salón de la vivienda (que tiene comunicación directa con el dormitorio) comprobando que se estaba cumpliendo con el plan decidido. Posteriormente se desplazaron a la habitación de Joseba y con la misma intención de darle muerte le colocaron una almohada sobre la cara hasta que dejó de moverse, tras lo cual Sonia trasladó el cadáver de Joseba al dormitorio de la pareja junto con el de su hermana”.