X
tenerife >

El lotus, una especie vegetal en peligro de extinción en la isla de Tenerife

   

Los lotus son especies pertenecientes a la familia de las leguminosas con flores en forma de pico. / DA

Los lotus son especies pertenecientes a la familia de las leguminosas con flores en forma de pico. / DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

La flora vascular de la isla de Tenerife está compuesta por más de 1.400 especies de las cuales más del 20% son endémicas. Entre ellas se encuentran el pico paloma (Lotus berthelotii) y el pico de El Sauzal (Lotus maculatus). Ana Lupe Mora, consejera del Área de Medio Ambiente, Sostenibilidad Territorial y de Recursos y Aguas, indica que “se trata de dos especies que crecen únicamente en Tenerife por lo que las competencias para ejecutar el plan de conservación corresponden al Cabildo Insular”. El principal problema de conservación es el bajo número de ejemplares que existen en la naturaleza por lo que están catalogadas como “en peligro de extinción” tanto por el catálogo canario de especies protegidas, como por el catálogo español y el Convenio de Berna. Por este motivo, en 2007 el Gobierno de Canarias aprobó el Plan de Recuperación del pico paloma y pico de El Sauzal con el fin de impulsar, coordinar y ejecutar una serie de acciones encaminadas a su adecuada conservación.

Los lotus son especies pertenecientes a la familia de las leguminosas, rastreras, de base leñosa, muy ramificada y con ramas extendidas o colgantes. Sus flores son muy características, con pétalos aquillados y con un pico largo, lo que da lugar a su nombre común pico. Las flores combinan colores amarillos, naranjas y rojos y con una franja oscura en medio del estandarte. Su fruto es una legumbre que contiene las semillas, que son pequeñas esferas. Ambas se reproducen bien vegetativamente por esquejes, por lo que, junto con la belleza de sus flores, son muy usados en jardinería. A pesar de estas características comunes, están adaptadas a vivir en hábitats diferentes. El pico paloma lo encontramos en zonas de dominio de pinar, mientras que el pico de El Sauzal habita en zonas cercanas al mar y con fuerte influencia de la maresía.

Los principales factores de amenaza que afectan a las poblaciones son: tránsito de personas, acumulación de basura, recolección indiscriminada de esquejes y la depredación por herbívoros. Pero el principal riesgo de desaparición de estas especies radica en su pequeño número de ejemplares, pues cualquier fenómeno adverso impredecible podría acabar con ellas y, por ende, provocar prácticamente la total extinción de cualquiera de las dos especies.

Proyectos de recuperación

El Plan de Recuperación del pico paloma y pico de El Sauzal está enfocado a garantizar la supervivencia de estas especies en el medio natural a corto-medio plazo, para lo que plantea cinco objetivos principales: asegurar la conservación de las poblaciones actuales y la diversidad genética existente; ampliar la actual distribución y el número de efectivos, conservando la mayor diversidad genética posible; eliminar o reducir los factores de amenaza y favorecer la mejora de las condiciones ambientales de su hábitat; conocer los aspectos relevantes de la biología ecología y dinámica de la especie; informar y sensibilizar sobre el preocupante estado de conservación de las especies, sobre los perjuicios de su uso indebido y sobre el plan de recuperación.

El Cabildo de Tenerife como responsable de la ejecución del plan de recuperación, en lo primero que ha centrado sus trabajos es en la localización de nuevas áreas apropiadas para la ampliación del área de distribución de estas especies y en la recolección de semillas para producir plantas en vivero que se destinarán a la reintroducción de ejemplares en el medio natural, de este modo se cumple uno de los objetivos contemplados en el plan. En marzo de 2010 se establecen finalmente 8 zonas distribuidas en 6 municipios (Los Realejos, Santa Úrsula, La Matanza de Acentejo, Tacoronte, Arico y Vilaflor). Las áreas propuestas se encuentran, en su mayoría, dentro o en las proximidades de espacios naturales protegidos: Rambla de Castro y Costa de Acentejo para los ecosistemas costeros, y el Paisaje Protegido de Ifonche y el Parque Natural Corona Forestal para los ecosistemas de pino canario.

Seguimiento

Tras la introducción de individuos en el campo se lleva a cabo un seguimiento periódico por parte del personal del Área de Medio Ambiente, de las nuevas poblaciones para determinar su evolución. Se ha observado que en algunas de estas localidades, se ha llegado a perder todos los ejemplares que la componían, debido a derrumbes y escorrentías provocados por las fuertes lluvias del otoño de 2012, lo que demuestra una vez más la extrema dificultad de la conservación de estas especies.
El Cabildo continuará en su esfuerzo de gestión para conservar estas delicadas especies. Para ello cuenta no solo con la especialización y entusiasmo de su personal, sino que a través de la Beca Olga Navarro de Arribas, convocada por el Cabildo anualmente, un estudiante recién titulado participa en las tareas de germinación y cultivo de especies autóctonas, incluyendo los picos. De este modo, el Área de Medio Ambiente contribuye a la especialización e inserción laboral de jóvenes en el campo de la conservación. El objetivo para los próximos años es continuar aumentando el número de individuos, conservar la diversidad genética y ampliar el número de núcleos poblacionales.