X
economía>

El Matadero prevé eliminar el 28% de su plantilla y bajar los sueldos

   

José Joaquín Bethencourt, en una sesión plenaria. | SERGIO MÉNDEZ

José Joaquín Bethencourt, en una sesión plenaria. | SERGIO MÉNDEZ

MARÍA FRESNO / ROMÁN DELGADO | Santa Cruz de Tenerife

La situación delicada que atraviesa el Matadero Insular de Tenerife desde hace meses ha culminado con la puesta en marcha de un plan de saneamiento que, desgraciadamente, acabará con despidos. El Cabildo Insular, que participa en algo más del 30% en esta sociedad junto con ganaderos y agricultores, ha optado finalmente por esta medida dado los enormes problemas de liquidez que la empresa lleva soportando desde hace meses. De hecho, esta corporación ha aportado ya más de 700.000 euros para pagar las nóminas y gastos del organismo.

El delegado sindical de CC. OO., Juan Luis Santana, criticó ayer esta propuesta y señaló que consiste en eliminar el 28% de la plantilla actual, o sea, la extinción de 12 empleos de los 42 totales, y la rebaja del sueldo (el líquido medio percibido está entre 900-1.000 euros) en hasta el 20% para los que se queden en la empresa.

Por su parte, el consejero de Agricultura del Cabildo y presidente del Consejo de Administración del Matadero, José Joaquín Bethencourt, explicó que el modelo actual del Matadero es “insostenible” y “deficitario”. En su opinión, son varios los motivos que han llevado al organismo a la situación actual: “Se sacrifica menos carne, los gastos asociados a la gestión de los residuos y restos de las piezas se han encarecido, puesto que hay que adaptarse a la normativa europea, y los costes del personal son elevados puesto que están sujetos al convenio estatal, cuyo modelo nada tiene que ver con el insular”.

La propuesta que comenzará a negociarse con los trabajadores la próxima semana implica externalizar todo el servicio de reparto y una reducción de horarios y sueldos, puesto que, según indicó, “se pueden concentrar todos los sacrificios de las piezas en tres o cuatro días, y dada la situación actual del Matadero es más viable hacer esto que mantenerlo abierto toda la semana”. Bethencourt no ocultó que habrá despidos, sobre todo en lo que se refiere a la externalización del servicio, pero también apuntó que la reducción de sueldos que se propone es temporal, por un período de 18 meses.

El consejero insular insistió en que “el Matadero sigue abierto gracias a las últimas aportaciones que ha hecho el Cabildo, y anunció “que ya es hora de ir hacia un cambio de modelo porque está comprobado que este es deficitario”.

Huelga de trabajadores a la vista si no hay acuerdo
Salvo que alguien lo remedie, y parece que esta vez, como en tantas ocasiones anteriores sí había ocurrido, ya no será el Cabildo el que asuma ese papel, que también está pelado, todo apunta a una huelga de los trabajadores de Matadero Insular en contra del ERE propuesto por la empresa. Así lo insinuó Juan Luis Santana (CC.OO.). El mismo amago se produjo la semana pasada, y también en meses anteriores, por los problemas de pago de las nóminas a los hoy 42 trabajadores del centro. Tras los constantes problemas económicos de la sociedad anónima, que quizás sean de carácter estructural, parece que el consejo de administración ya tiene decidido gastar menos. Para ello ha elegido la vía de pagar sueldos más bajos.