X
entre cortados > Arun Chulani

Página 701 – Por Arun Chulani

   

Has de saber que cuando tú decías que andábamos perdiendo el tiempo, yo estaba ocupando el tiempo en lo que más me gustaba. Aunque fuera no haciendo nada, tan solo escuchar la respiración del otro. En este tiempo no has sabido disfrutar los silencios de tus latidos; menos aún, de los míos. Al principio parecía bonito, con los “prométeme que no cambiaremos nunca”… hoy juras que “puedes cambiar”. Me afirmas que cambiarás, mejor dicho. Pero mi corazón se enamoró de ti, no de tus cambios. Y como cualquier músculo, se rompe para poder crecer, aunque yo no lo quiera. Puede que sea hora de que el tuyo también madure y pase página; que deje atrás nuestra hoja llena de espacios en blanco y tachones imborrables. Ojo: también tenía las frases más bonitas jamás dichas, pero las huellas que has marcado han creado grietas. Este último error, querido, pesa más que la propia tapa de nuestro libro. Creo que has pasado las páginas tan rápido que no te has detenido a leer, y has llegado a lo que para ti era el final, dándote libertad para fallarme. Y reconócelo: has terminado sin saber qué cojones has leído. Nunca fuiste de libros, de historias ni cuentos. Eres luchador, construyendo tu vida a base de las sobras de lo que has ido destruyendo. O de lo que te han destruido. Aunque hoy a quien destruyes es a mí.

Quieras o no. Sé lo que piensas y la respuesta es no. ¿Que confíe en ti? Hemos pasado unas setecientas páginas, setecientas que hablan de ti y de mí. Incluso cuentan cosas de cuando no sabíamos el uno del otro: antes de conocerte, yo sabía que te encontraría. Lo que no estaba escrito en mi subjetividad era la fecha de caducidad. Tampoco en mis hojas. Ahora todo es diferente: toca pasar página. Aunque no has de confundir pasar página con olvidar. No. Tienes tu huella en el libro, tu esencia y tu amor. En mis recuerdos. Pero mi corazón ya no es tuyo, ni mi tiempo. Ni tampoco es tuyo ya este libro. He de reconocer que leerte ha sido un placer. Pero he pasado página. Y para la nueva hoja en blanco que hay frente a mí, mi máquina de escribir ha olvidado las letras de tu nombre.

@arunchulani