X
maldito parné>

Se acabó el ahorro – Por María Fresno

   

Las comunidades autónomas se enfrentan al mayor recorte desde que comenzó la crisis. Tendrán que aplicar en sus presupuestos ajustes por un total de 8.000 millones de euros entre 2014 y 2015, con el objetivo de lograr la tasa de déficit del 1% para el próximo año y el 0,7% para el segundo, según explicó el propio Gobierno a la Comisión Europea. Con esta medida, sin garantías, las comunidades, que llevan años haciendo ajustes presupuestarios, tendrán que volver a hacer encaje de bolillos y ceñirse a lo que dice Bruselas. Se acabó el ahorro (el poco que había) para familias y empresas. El círculo se vuelve a cerrar en el mismo lugar. Ciudadanos y empresarios aprietan un agujero más al cinturón de la crisis. La administración pública es absolutamente incapaz de menguar (aunque podría) así que, una vez más, le toca al sector privado (pymes y familias) cargar con los nuevos ajustes. Si el Gobierno recorta en servicios públicos (sanidad, educación, justicia, servicios sociales) serán los ciudadanos los perjudicados. Si el recorte viene por el sector privado, volverán a ser los ciudadanos y autónomos los que paguen el pato. Mientras tanto, los bancos siguen sin conceder crédito por lo que la capacidad de gasto continúa apalancada. Todos los analistas están convencidos de que los brotes verdes están al llegar. Los bancos aseguran que el dinero empieza a fluir. Incluso Emilio Botín, presidente del Banco Santander, garantiza, sin ninguna duda, que España está en un “momento magnífico”. Yo diría que más bien él está en un momento magnífico. Pero la cuestión es que, si todo esto es así; si los números son positivos y si el dinero empieza a circular, ¿por qué los ciudadanos no lo notan? Una prueba de que la mejor medida es fomentar el gasto es lo que ha ocurrido con el plan PIVE. Muchos concesionarios de coches han sobrevivido gracias a esta ayuda a la compra de vehículos, con lo que se han mantenido empleos. El sector privado es el único que puede generar puestos de trabajo que a su vez aumentará la capacidad de gasto de las familias. Sinceramente, no sé qué hará el Gobierno de Canarias, en concreto el consejero de Economía y Hacienda, Javier González Ortiz, para ajustar las cuentas del año que viene. Es un misterio. Aparte de echarle la culpa a Madrid y quejarse del poco dinero que da el Estado, lo que no tendrá solución, Ortiz deberá concentrarse en adoptar medidas para facilitar que el sector privado cree empleo y no lamentarse tanto.

@MariaFresno72
Blog de María Fresno