X
arabia saudí >

El vídeo ‘No woman, no drive’ se burla de la prohibición de las autoridades saudíes

   

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

Inspirado en la famosa canción de Bob Marley No woman no cry, el cómico y activista Hisham Fageeh ha realizado un video junto a varios amigos que se ha convertido en un fenómeno en las redes sociales al criticar con mucho humor la prohibición de conducir impuesta a las mujeres por las autoridades saudíes.

Bajo el título No woman, no drive ha logrado más de tres millones y medio de visitas en apenas 48 horas en Youtube, volviéndose viral en la red desde el momento de su publicación.

El cómico Hisham Fageeh, vestido al modo tradicional saudí, explica en la cinta que decidió hacer “su propia versión referida a su cultura y sin instrumentos musicales” de No woman no cry para explicar la situación a la que se enfrentan las mujeres del país ante la prohibición de conducir, con motivo de la campaña #26Octdriving que animaba a todas las saudíes a conducir ese día.

La letra de la canción incluye frases como ‘Ova-ovarios bien y en buen estado’, en referencia a las declaraciones vertidas por un clérigo que aseguró que conducir podía dañar los ovarios de la mujer.

En el vídeo, en el que no se reproducen instrumentos y en el que los participantes silban y dar palmas para lograr la melodía, se pueden escuchar otras estrofas que dicen ‘Las reinas no conducen, pero puedes prepararme la cena, que compartiré contigo’ y ‘Tus pies son tu único transporte, pero sólo en el interior de casa, y lo digo en serio’. Fagih cuenta con la colaboración de la estrella saudí de Youtube Fahad al Butairi y del músico iraní nacido en Riad Alá Wardi.

La grabación, de poco más de cuatro minutos de duración y en inglés con subtítulos en árabe, fue difundida el sábado, en una jornada en la que algunas mujeres salieron a las calles al volante de sus coches para reclamar sus derechos. Durante la jornada, varias mujeres se grabaron a sí mismas conduciendo en distintas ciudades de Arabia Saudí, desafiando las advertencias del Gobierno, que amenazó con perseguir a aquellas que participen en la campaña.

Los organizadores de la protesta afirmaron que otras mujeres optaron por no salir de sus casas, tras haber recibido amenazas de hombres que decían pertenecer al Ministerio de Interior. Ante tales amenazas, las activistas promotoras de la campaña cancelaron la fecha prevista para la protesta, haciendo referencia a un símbólico e inexistente 31 de noviembre.