X
sociedad >

Al menos 200 personas viven en la calle y sin recursos en Tenerife

   

Indigente duerme en un banco

El Día de las Personas sin Hogar se celebra mañana. / FRAN PALLERO

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La crisis tiene muchos rostros, aunque la mayor parte de ellos son invisibles. Para acabar contra esta lacra que se ha acrecentado en los últimos años, el Parlamento Europeo adquirió en 2008 un compromiso firme que se tradujo en una campaña para el fin del sinhogarismo, que incluyó la celebración cada 24 de noviembre del Día de las Personas sin Hogar.

En la isla de Tenerife, según aseguraron ayer al DIARIO desde el área de Acción Social de Cáritas Diocesana, en la actualidad hay al menos 200 personas sin recursos que viven en la calle, la mayor parte de ellas hombres mayores de 50 años. “La falta de políticas específicas ha provocado que las estancias en los recursos alojativos se prolonguen, porque no podemos devolver a nadie a la calle si no tiene los medios para valerse por sí misma”, destacó Úrsula Peñate, coordinadora de Acción Social de Cáritas en la provincia.

La entidad humanitaria ha atendido en 2013 a unas 500 personas sin hogar, y solo puede acoger al 70% de ellas por falta de plazas disponibles. “Cada vez hay más personas que solicitan una plaza, personas a las que la crisis socioeconómica ha relegado a una situación de exclusión extrema”, recalcó Úrsula Peñate, quien destacó que los perfiles más habituales son “jóvenes entre los 18 y 25 años y mayores de 50, que han ejercido una profesión que ha quedado sin valía en el nuevo marco de trabajo y que encuentran dificultades para reciclarse y reincorporarse al mercado laboral”.

De igual modo, en los últimos meses Cáritas también ha detectado un aumento en el número de mujeres solas e inmigrantes que acuden a estos recursos alojativos, básicamente porque Canarias no cuenta con centros específicos para estos colectivos. No en vano, los recortes obligaron a la institución a cerrar el Proyecto Ben para sin papeles y tuvo que reconvertir el Proyecto Lázaro, que hasta ahora era para enfermos de VIH/sida sin recursos. “Ahora solo tenemos en el municipio de Santa Cruz de Tenerife dos recursos alojativos para hombres sin hogar y una casa de acogida para familias monomarentales, que ha dado respuesta, solo en lo que va de año, a 335 personas”, subrayaron desde Cáritas Diocesana.

El Día de las Personas sin Hogar se celebra este año bajo el lema Nadie sin salud. Nadie sin hogar, ya que, según la OMS, “la salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social y no solamente la ausencia de dolencia o enfermedad”. Por tanto, “la protección de la salud abarca al individuo y a sus circunstancias de manera integral”, denotaron desde Cáritas, quienes criticaron que “la reciente reforma sanitaria afecta fundamentalmente a las personas más desprotegidas, tanto españoles como comunitarios, aumentando la estigmatización de los colectivos más vulnerables y con mayor riesgo de exclusión, así como la de los extracomunitarios en situación irregular que, en una situación sobrevenida de sinhogarismo, se ven colocados en un escenario de vulnerabilidad extrema y sin acceso real al sistema de servicios sanitarios”. “Y esto, como cambio de modelo en el sistema, es un asunto que nos afecta a todos y a todas, en la medida de que hemos pasado de ejercer un derecho a ser personas aseguradas recibiendo una contraprestación”, insistieron desde la organización.

Cáritas Diocesana de Tenerife ha invertido este año 700.000 euros en el trabajo con este colectivo de personas. Además, ha contribuido en una mayor parte con el sostenimiento de estos proyectos para personas sin hogar, al aportar otras partidas no dinerarias, tales como inmuebles, vehículos, coordinación interna y 101 personas voluntarias que acompañan los procesos vitales de estas personas y realizan actividades de formación, acompañamiento, ocio y actividades de mantenimiento y servicio de los propios recursos.

La pobreza infantil supera el 29%

Esta misma semana, la Encuesta sobre Condiciones de Vida publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) revelaba que el número de personas que padece riesgo de pobreza se redujo ligeramente el año pasado en Canarias, al pasar del 35% al 33,2% de la población, pero sigue entre los más altos de España, 11 puntos por encima de la media (22,2%). El INE reflejaba además que el Archipiélago es la comunidad con mayor número de hogares que no tienen capacidad para afrontar gastos imprevistos, el 65,1% del total, 23 puntos por encima de la media estatal.

La crudeza de las cifras no se queda ahí, sino que va incluso más allá. Así, el pasado mes de marzo la consejera de Cultura, Deportes, Políticas Sociales y Vivienda, Inés Rojas, detalló que la pobreza infantil en Canarias alcanza una tasa superior al 29% y se sitúa 9 puntos por encima de la media de la Unión Europea y cuatro respecto a la media española. Así lo recogía el último informe de la infancia en las Islas elaborado por Unicef, al que hizo referencia la consejera en el pleno del parlamento canario, en el que desveló que el Archipiélago es la sexta región con mayor tasa de riesgo de exclusión social. Un hogar de cuatro miembros, dos adultos y dos menores de edad que viven con 1.300 euros conforman el prototipo de unidad familiar que estaría en el umbral de la pobreza, relató Inés Rojas en la Cámara.