X
sanidad>

El aparato que trata los cálculos en el HUC, inoperativo por avería

   

Hospital Universitario de Canarias (HUC)

El HUC vuelve a tener problemas con sus máquinas de tratamiento. | DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

La litiasis es un problema de salud frecuente que afecta a más del 10% de la población en Canarias. La forma más frecuente de expresarse la enfermedad es a través del cólico nefrítico; es decir, un cálculo o piedra se desprende o se rompe y queda atrapado en las vías urinarias. Al dificultar o impedir el flujo de orina desde el riñón a la vejiga, aumenta la presión dentro de los conductos urinarios, lo que activa las terminaciones nerviosas de la mucosa y provoca dolor. Para tratarlo, se suele emplear la litotricia extracorpórea por ondas de choque (LEC), un tratamiento no invasivo que utiliza un pulso acústico para romper los cálculos renales (litiasis renal) y los cálculos biliares (piedras en la vejiga o en el hígado).

Según denunciaron a este periódico varios pacientes y fuentes del Sindicato de Enfermería (Satse) en la provincia de Santa Cruz de Tenerife, el aparato que realiza este tipo de intervenciones en el Hospital Universitario de Canarias (HUC) lleva inoperativo desde el pasado lunes, ya que se encuentra averiado. Desde el propio centro hospitalario confirmaron ayer al DIARIO que “el mismo lunes se hizo un parte de avería y los técnicos están trabajando para arreglar el problema, localizado en un rodillo, y el aparato estará arreglado el viernes”. Las mismas fuentes aseguraron que la avería “ha afectado a nueve pacientes, a los que se les han hecho radiografías y ecografías vistas por especialistas y se les ha dado una nueva cita”.

Una afirmación que contrasta con las quejas de varios de los afectados, quienes manifestaron que “nadie” les avisó del problema de la máquina, que “ya ha sufrido varias averías” en los últimos meses, lo que ha provocado que se tengan que aplazar algunos tratamientos y recolocar las citas de los usuarios.

Solo tres años
Paradójicamente, desde el HUC señalaron que el citado aparato de litotricia es relativamente nuevo, ya que se adquirió cuando se inauguró el nuevo edificio de Consultas Externas del hospital tinerfeño, hace solo tres años.

La litotricia se utiliza para extraer cálculos del riñón, vejiga, uréteres, vesícula biliar y otros cálculos que hayan causado o puedan causar obstrucción, infección o sangrado. Este sistema, combinado de radiología y ecografía de alta resolución, localiza, posiciona y sigue la rotura de las piedras paso a paso, reduciendo la cantidad de radiación de la radiología convencional y aumentando la fiabilidad de las imágenes.
Con todas estas prestaciones, se garantiza la efectividad del tratamiento litiásico extracorpóreo en los casos más complejos y se minimizan los riesgos para el paciente. Los especialistas cifran el éxito del tratamiento en más de un 80% de los casos.

El LEC es el tratamiento menos invasivo de los procedimientos para tratar los cálculos renales; sin embargo, la tasa de eliminación total de los cálculos es muy baja en comparación con los otros métodos que son más invasivos, tales como la ureteroscopía, manipulación con litotripsia por láser o nefrolitotomia percutánea. De igual manera, se ha detectado que esta tasa depende del tipo de cálculos que se estén tratando; así, por ejemplo, las piedras de oxalato cálcico monohidrato y de cisteína pueden llegar a ser resistentes al tratamiento con LEC. En 2012 se realizaron en el HUC un total de 239 de litotricias.

Con el transcurso de los años estas máquinas han sufrido varios cambios tecnológicos, tanto en la forma como en el modo de operación, pero en general todas se basan en el mismo fundamento físico. Estos dispositivos producen una onda de choque acústica localizada, de alta intensidad y aplicada externamente, que hace que se rompan los cálculos.