X
avisos políticos > Juan Hernández Bravo de Laguna

Caídos – Por Juan Hernández Bravo de Laguna

   

Este fin de semana se celebra la anunciada Conferencia Política del Partido Socialista, en la que su secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, lleva trabajando más de un año. La ponencia programática, por ejemplo, coordinada por Ramón Jáuregui, se ha intentado que sea espectacular. Pero no son buenos tiempos para la lírica, ni para el partido ni para su secretario general. Es imposible acallar el clamor de las voces internas que exigen elecciones primarias, y es imposible ocultar que ya se identifican, al menos, tres cualificados candidatos: Carme Chacón, Eduardo Madina y Patxi López, que se acaba de postular, con Tomás Gómez ojo avisor. Chacón, la mejor situada, regresa de los Estados Unidos para la ocasión, y lo hace como delegada de su agrupación con voz y voto, y no como simple observadora. Es una situación de la que numerosos blogs, miembros de redes sociales y hasta medios que se suponen afines a la izquierda hacen burla con particular humor y especial crueldad. Algunos titulares y lemas son muy significativos: “El PSOE abandona a Rubalcaba en una gasolinera” o “Rubalcaba anuncia que vuelve a la política”.

Para colmo, la cuidadosa estrategia del secretario general no ha podido evitar que antes de la Conferencia socialista se publique el Barómetro o encuesta de intención de voto del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) correspondiente al mes de octubre. Y era sabido que no iba a ser favorable, porque el trabajo de campo se realizó los mismos días que varios sondeos privados ya publicados, con resultados muy negativos para los socialistas. En cuanto a la confianza política que suscita el líder del PSOE, más del 90% de los encuestados -el 92,1% según el CIS, el 93% según diversos sondeos- confía poco o nada en él. Los populares obtienen una expectativa de voto del 34%, un punto porcentual y medio más que en julio, cuando se realizó la última encuesta, con lo que incrementan su distancia respecto al PSOE hasta los 7,2 puntos, un 1,5% más, pero 10,6 puntos por debajo de la mayoría absoluta que lograron en las elecciones generales. El Partido Socialista cae de nuevo y alcanza su peor registro desde que pasó a la oposición, un 26,8% de intención de voto. En tercer lugar permanece IU, que se mantiene en sus cifras de récord (11,3%). UPyD, en cuarto lugar con el 7,7%, queda un punto por debajo de su techo (8,8%).

La mejora de la intención de voto para el PP se produce aunque los ciudadanos siguen siendo muy pesimistas en relación a la salida de la crisis y no perciben todavía la recuperación en términos macroeconómicos que anuncian el Gobierno y diferentes instancias internacionales. El 52,6% de los consultados cree que la situación económica es muy mala, mientras en el Barómetro de julio esta cifra era menor y solo un 45,6% la consideraba así. Sin embargo, desciende el número de personas que califican de mala las circunstancias económicas españolas: el 35,8% ahora, frente al 40,3% en julio.

Por lo que se refiere a la valoración personal de los líderes políticos, la imagen de Mariano Rajoy no acompaña a la de su partido e, incluso, disminuye su estimación (2,42 sobre 10), con pérdida de tres décimas. Pérez Rubalcaba (3,13) supera al presidente del Gobierno aunque desciende algo más, y únicamente mejora la líder de UPyD, Rosa Díez, que sube del 4,12 al 4,28.

Todos los Gobiernos han maquillado a su favor las cifras del CIS, y el actual no es una excepción. Pero, a pesar de ello y de que los socialistas lo han proclamado estos días, por mucho que se aplicara un coeficiente reductor a la encuesta publicada, Pérez Rubalcaba no podía acudir a la Conferencia socialista sin replicarla. Por eso atacó de frente y contraprogramó al CIS con otra encuesta alternativa. El elegido para dirigirla fue el mejor experto que tienen los socialistas en el ámbito demoscópico: José Félix Tezanos, el veterano sociólogo y guerrista de la Fundación Sistema, y el resultado fue una encuesta elaborada por el Grupo de Estudio sobre Tendencias Sociales (GETS), filtrada a ciertos medios de comunicación y publicada en la revista socialista Temas, dirigida por Alfonso Guerra.

Naturalmente, la encuesta es muy favorable a los socialistas, que, según sus resultados, ganarían las elecciones generales si se celebraran ahora con una ventaja de hasta 9,1 puntos porcentuales en caso de baja participación electoral y de 6,5 si la participación fuese alta, sobre un PP que se desplomaría electoralmente. Además, ¡cómo no!, Pérez Rubalcaba es el favorito de los encuestados para ser líder del PSOE, por delante de Felipe González. Detrás, a una enorme distancia, aparecen los aspirantes a las primarias: Carme Chacón, Eduardo Madina y Patxi López. Resultados muy fiables, por lo que se ve.

Antes de perpetrar esta encuesta, los socialistas habían intentado desviar la atención de los falsos ERE de Andalucía, de los escándalos económicos de UGT, incluidas juergas sindicales en la Feria de Sevilla pagadas con dinero público y camufladas como asambleas formativas, y de los buenos datos económicos que se están produciendo inventando la enésima falsa polémica sobre las tumbas de Franco y José Antonio en el Valle de los Caídos. Pero en los tres casos parece que se han caído con todo el equipo. Sobre todo Rubalcaba, claro.