X
tifón Yolanda >

Cerca de 650 españoles residen en la zona golpeada por el tifón en Filipinas

   

EUROPA PRESS | Madrid

Unos 645 españoles residen en la zona de Bisayas (centro de Filipinas) donde ha golpeado el tifón ‘Yolanda’. No se tiene constancia de que haya víctimas mortales entre ellos pero la mayoría ha sufrido “gravísimos” daños en sus propiedades. “Muchos de ellos están prácticamente sin nada”.

Son los datos que ha aportado el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, José Manuel García-Margallo, en el acto para celebrar el 25 aniversario de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID).

En la zona afectada por el tifón se ha identificado además a 15 turistas. Con cinco de ellos se ha podido contactar en las últimas horas.

Exteriores atiende a través de dos líneas telefónicas a los españoles en situación de emergencia en Filipinas (han de llamar al 09 17 826 60 46) y a los familiares o amigos que no consigan contactar con sus allegados (en el +34 91 394 89 00).

Tanto la Embajada como los servicios consulares y el personal de la Oficina Técnica de Cooperación en Filipinas trabajan “día y noche” intentando contactar con todos los españoles para poder informar a sus familias, ha añadido el ministro.

AVIONES CON AYUDA HUMANITARIA

En las próximas horas, la cooperación española enviará dos aviones a Filipinas con ayuda humanitaria.

El primero de ellos lleva 15 toneladas de material para atender a unos 2.500 damnificados, entre tiendas de campaña, impermeables, mosquiteras e instrumentos para potabilizar agua. La carga la aportan Acción contra el Hambre y Cruz Roja, junto con la AECID.

La segunda aeronave, que movilizan Cruz Roja y la AECID, llevará 40 toneladas de material para suministrar agua potable a 70.000 personas al día, han precisado a Europa Press fuentes de la AECID.

En los aviones viajarán cuatro técnicos de la agencia que evaluarán sobre el terreno qué necesidades se precisan.

Además de participar en el envío de estos dos aviones, la AECID desembolsará 200.000 euros. De ellos, 50.000 se destinarán a la Oficina Técnica de Cooperación, para que compre allí material de ayuda. El resto se donará al Fondo de Respuesta de Desastres de Cruz Roja Internacional.