X
sobre el volcán > David Sanz

Conversación intempestiva – Por David Sanz

   

Suena un teléfono móvil con el himno de la CNT, A las barricadas:
-“Sí, dígame”.
-“Hola, Chema, te llamaba para invitarte a cenar con el presidente en Todoque”.
-“¿Con Zapatero?”, responde el portavoz socialista de Los Llanos de Aridane.
-“No, Chema, mira que estás desfasado, carajo, el de Canarias, Paulino Rivero”.
-“Eres la hostia, Marcos, te he dicho mil veces que no me gusta el conejo, y en ese sitio es la especialidad, macho. Además, parece mentira que te tenga que repetir que no llames a mi teléfono particular. Rubalcaba me ha dicho que en los papeles de Snowden aparece un tal Anselmo. Seguro que mi secretario general, de acuerdo con Obama, tiene intervenida esta terminal. Basta que subas a la punta de El Time y me hagas señales de humo mientras te echas un barraquito”.
-“Chema -contesta el responsable de comunicación de CC- ese sistema de señales me está causando problemas con el Seprona, además, ya estoy cansado de hacer el indio cada vez que tengo que hablar contigo”.
-“Entonces, chaval, la próxima vez me dejas un mensajito dentro de un pimiento rojo de los que van al mercadillo del agricultor, le dibujas las siete estrellas verdes en la piel, que yo los controlo uno a uno antes de llegar a la venta. Pero no vuelvas a marcar este número, que Jorge ha instalado la central de espionaje en el Museo del Puro”.
-“Ños, Chema, mira que te gusta el humo, pareces Cabrera Infante”.
-“¡Marcos! -eleva la voz-, a mí no me compares con ese traidor a la Revolución Cubana, entregado al vil sistema capitalista”.
-“Vale, vale, no te pongas así, pero a mí me gusta su forma de escribir. Bueno, a lo que voy, que sepas que a Paulino le encantaría que estuvieras esta noche, irá toda la cúpula de Coalición Canaria y podemos cerrar lo que tú ya sabes. Bueno, toda la dirección no. Guadalupe se queda en La noche de Acerina”.
-“¿La noche de quién? ¿Eso qué es, un grupo de jazz de Las Manchas?”
-“Chema, la mujer del mencey Tanausú, el de Vacaguaré, Acerina”.
-“Lo que me faltaba por escuchar. Ahora no me vengas con leyendas independentistas e identitarias, que yo soy neorepublicano y socialdemócrata del segundo Habermas”.
-“¿Y si te llevamos un táper con calamares fritos de El Remo?”