X
economía>

La crisis triplica el alquiler por encima de la propiedad

   

MARÍA FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

El sentimiento de propiedad de la vivienda sigue muy arraigado entre los canarios, sin embargo, en los últimos dos años el alquiler ha ido ganando terreno. La nueva ley de arrendamiento entró en vigor el pasado mes de junio, y aunque aún es pronto para tener una visión clara sobre sus resultados, lo cierto es que ayudará a dinamizar el mercado del alquiler, que aún es muy minoritario en España en comparación con Europa.

El portal inmobiliario fotocasa.es ha publicado el estudio sociológico Los españoles y su relación con la vivienda-2013, que revela precisamente el creciente interés de los españoles por el alquiler. Según los datos de este informe, el 19% de los españoles opta por el alquiler frente al 15,3% que lo hacía en 2011, lo que supone un importante incremento que, desde el portal, se avanza que irá a más debido a varios factores, entre ellos la entrada en vigor de esta ley. “En la UE, de media alquila un 30% de la población, así que aún estamos lejos de los parámetros europeos”.

Canarias ocupa la octava posición en el ranking de comunidades autónomas con el precio del alquiler más barato, justo por encima de Castilla y León, Galicia, La Rioja, Comunidad Valenciana, Murcia, Castilla-La Mancha y Extremadura. Las Islas alcanzaron su máximo histórico en el precio medio de la vivienda en alquiler en diciembre de 2006 con un valor de 7,64 euros el metro cuadrado al mes. Desde entonces ha acumulado un descenso del 22,5%.

En el mes de septiembre el precio medio del alquiler en Canarias fue de 5,92 euros el metro cuadrado al mes, después de registrar una caída del 0,3% respecto a agosto. En el tercer trimestre de 2013 (de junio a septiembre) la vivienda en alquiler en el Archipiélago cayó el 1% respecto al segundo trimestre. En cuanto a la variación interanual (calculada de septiembre de 2012 a septiembre de 2013) el precio cayó un 4,2%.

Por este motivo, desde fotocasa.es apuntan que se necesitan leyes e iniciativas que dinamicen el mercado del alquiler. Aunque los estudios demuestran que se está consolidando como una opción firme frente a la compra, la oferta de alquiler aún es reducida en España. Frente a los más de 600.000 anuncios de venta de vivienda con los que cuenta en estos momentos el portal inmobiliario, solo 280.000 son para alquilar. Sin embargo, existe una creciente demanda de alquiler: el 70% de los usuarios están buscando un piso para alquilar frente a un 30% que quiere adquirir mediante compra.

Demanda social
Para hacer frente a esta demanda social, se necesitan más medidas que potencien el mercado del alquiler. Y en este sentido, desde el portal opinan que la nueva ley “no es todo lo completa que debería ser, ya que elimina algunas de las ayudas al alquiler, como la Renta Básica de Emancipación que era el medio que permitía a buena parte de los jóvenes menores de 30 años poder acceder a una vivienda e independizarse. El fin de esta ayuda se notará”.

Como aspectos positivos, el portal destaca que ahora existe una mayor protección al arrendador en caso de impago o para recuperar la vivienda cuando la necesite para uso propio “y eso con el tiempo animará a que cada vez se pongan más viviendas en régimen de alquiler”. Además, la nueva norma prioriza los acuerdos entre las partes, lo que por ejemplo permitirá que inquilino y propietario acuerden cómo actualizar la renta, pudiendo optar por no modificarla, algo que beneficia al inquilino.

De este modo, según esta nueva normativa, los contratos de arrendamiento tendrán una duración mínima de tres años con una prórroga de uno más si el inquilino quiere. Además, la actualización de las rentas anuales podrán desligarse del IPC, previo acuerdo entre las partes.

Otra de las grandes modificaciones es la libertad de las partes de romper el contrato, al margen de los plazos establecidos. Por ejemplo, el inquilino podrá hacerlo a partir del sexto mes de su firma, eso sí, avisando con un mes de antelación. De igual forma, el casero también podrá recuperar su vivienda antes del tiempo pactado, avisando con dos meses de antelación, y siempre que sea dentro del primer año de contrato y para destinar la vivienda a uso permanente.

También se podrán realizar obras en la vivienda, siempre que se acuerden con el casero y restar estos gastos de la renta a pagar. La ley anterior no contemplaba esta opción. En caso de impagos, se establecen 10 días para que el arrendatario pague su deuda antes de iniciarse el proceso judicial. Un periodo que en la ley anterior no figuraba.