X
bienmesabe>

El cuento chino de la UGT – Por Miguel L. Tejera Jordán

   

UGT, el sindicato hermano del PSOE, fundados ambos en la recta final del siglo XIX por gente honrada, nos cuenta estos días un cuento chino. El cuento chino de UGT comienza diciendo que la UGT es el sindicato que mejor defiende los intereses de los trabajadores chinos… Tal es así que, para regalarle maletines a los dirigentes de un congreso en Andalucía, decidieron calcar el modelo de una empresa española, enviarlo a China y encargarle, a los copiones orientales de todo, que fabricaran varios centenares de ejemplares (falsificaciones de tomo y lomo) que terminarían en manos de los delegados que acudieron a dicho congreso, todo ello después de hospedarles en un hotel de lujo y de tupirles a copas e hincharles a mariscos con los dineros públicos de la Junta de Andalucía. Que antes gobernaba Griñán y ahora gobierna Susana Díaz. Esperemos que doña Susana se quite de encima, como ha prometido, al ratoncito de la UGT andaluza. Ya conocen la canción: “Susanita tiene un ratón, un ratón chiquitín…”, que le ha pegado unas dentelladas de impacto a los fondos de la hacienda andaluza, con cargo a fondos de formación para el fomento del empleo que nunca fueron a parar a los parados andaluces, sino a los estómagos agradecidos de los dirigentes sindicales del sindicato hermano del PSOE.

Cándido Méndez señala, desde Madrid, que las responsabilidades políticas corresponden a la UGT andaluza y que él no tiene nada que ver en todo este asunto, que además, apunta, le huele a campaña orquestada para desacreditar al sindicato. Sí, la campaña ha sido orquestada por la Orquesta Sinfónica de Shangai, que vendrá a España por Navidad para tocarnos la cantata de Alí Babá y los 40 ladrones. Y el barbitas se queda tan pancho. Ya escribí no hace mucho que hay mucho que investigar en la UGT de toda España (sin que se salve la de Canarias). Como también habrá que investigar a todos los demás sindicatos, sin excepción alguna, pues la dirigencia de los movimientos obreros de la España actual nunca ha olido a tanta podredumbre ni chamusquina.
Entretanto, en la Universidad de Granada, al secretario general del partido hermano de la UGT, el impertérrito Rubalcaba, le han salido protestones manifestantes del 15M y de la plataforma Stop a los Desahucios, los cuales se han pitorreado del sociolisto, agarrado ahora al sillón (¡miren por dónde!) de Susana Díaz, es decir, al sillón que más calienta hoy las filas socialistas, o lo que quede de ellas… Y es que no me hace caso: debería irse a pasear a sus nietos por La Castellana en lugar de darle la vara a este país y a su propio partido, más partido en cachitos que nunca en toda su pasada y brillante historia…