X
maldito parné>

Descrédito sindical – Por María Fresno

   

Si de algo ha servido esta crisis es para reinventarnos. Unos han hecho la tarea. Otros son más reacios al cambio y esperan que, pasado el temporal, todo vuelva a ser como antes. Y no hay que engañarse, nada volverá a ser igual. Los sindicatos forman parte del grupo de los reticentes. Soy de las que opina que las organizaciones sindicales deben hacer autocrítica y aprovechar este periodo de crisis para reconvertirse. Y no lo digo porque piense que ya no tienen utilidad sino precisamente por todo lo contrario. La existencia de los sindicatos no solo es necesaria sino vital para la regeneración económica de este país. Esta semana, entre la visita del jefe de Repsol y la reapertura del debate sobre la implantación de la tasa turística, hubo una noticia que pasó desapercibida, pero que refleja exactamente el momento por el que pasan las principales organizaciones sindicales de este país. El Gobierno balear reclama a UGT el reintegro de 1,2 millones de euros que recibieron en subvenciones entre los años 2007 y 2011 y que no se justificaron. Canarias, Andalucía, Madrid, ahora Baleares… Estos problemas en la justificación de las subvenciones destinadas a la formación los está apartando como interlocutores. Y esto no es que sea malo, es muy malo. Si las organizaciones sindicales empiezan a perder credibilidad y fuerza en las negociaciones, el foco de las decisiones económicas, políticas y sociales se verá empequeñecido. En los últimos años, la fuerza sindical se ha reducido casi la mitad. Básicamente porque los trabajadores no se han sentido representados por los sindicatos. Se han alejado tanto de lo que realmente es el espíritu sindical que los ciudadanos se han distanciado y los políticos y empresarios han comenzado a hacerles el vacío. Prueba de ello es el escaso apoyo obtenido en las últimas manifestaciones en contra de la política de recortes del Gobierno y, sobre todo, en la última huelga general. De hecho, en Canarias ni siquiera se ponen de acuerdo para poner una fecha ante el temor de que este paro sea un fracaso. Los políticos no tienen credibilidad, y esto no lo digo yo, lo dicen las encuestas, pero en definitva esto da igual, vendrán otros. Pero los sindicatos deben hacer lo posible por recuperarla, porque no es tan fácil que resurja una organización de entre las cenizas. Si ves quemar la casa de tu vecino ¿le ayudas a apagar el fuego aunque te caiga mal para que no se queme tu casa? O, por el contrario ¿avivas el fuego con el riesgo que se queme la urbanización?

@MariaFresno72
Blog de María Fresno