X
política >

El Gobierno de Canarias concreta la mejora de la financiación local

   

Reunión semanal del Consejo de Gobierno de Canarias, presidido por Paulino Rivero. / DA

Reunión semanal del Consejo de Gobierno de Canarias, presidido por Paulino Rivero. / DA

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno de Canarias aumentará a los cabildos y los ayuntamientos su participación en la recaudación de los tributos del Régimen Económico y Fiscal (REF) para los años 2014 y 2015. Así lo establece el proyecto de ley aprobado ayer en el Consejo para su posterior remisión al Parlamento regional.

El cambio incrementa los porcentajes de reparto con el fin de mejorar la financiación de las corporaciones locales, en cumplimiento del acuerdo alcanzado recientemente.

Con esta modificación, se fija un nuevo criterio más favorable para estas administraciones al definir unos porcentajes únicos de la recaudación, con la supresión del sistema vigente desde 2012. La distribución para el próximo año se eleva al 53% para cabildos y ayuntamientos y al 47% para la Comunidad Autónoma, mientras que para 2015 será del 56% y del 44%.

En 2016, finalmente, se alcanzará el 58% y el 42%, porcentajes establecidos en el sistema de reparto tradicional aplicados con anterioridad a 2012.

El año pasado ya se alteró esa asignación tradicional después de que cabildos y ayuntamientos aceptaran ceder al Ejecutivo de Canarias una parte de la recaudación que les correspondía por la subida del IGIC.

El objeto era compensar el recorte de los Presupuestos Generales del Estado de 2012 para poder sufragar los servicios públicos esenciales que presta la Comunidad Autónoma.

[/sws_grey_box]

Supresión del impuesto de depósitos

El proyecto de ley sobre la recaudación de los tributos del REF incluye la supresión del impuesto sobre los depósitos bancarios vigente en las Islas desde 2012. La medida se aplicará con carácter retroactivo al 1 de enero de este año, debido a la aprobación de un tributo similar por parte de la Administración General del Estado.

En estos casos, el impuesto nacional prevalece sobre el autonómico dada la imposibilidad de coexistir dos tributos que graven el mismo hecho imponible. No obstante, según lo recogido por la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) y al instaurarse previamente el impuesto canario, el Gobierno central está obligado a compensar a Canarias por esta eliminación.

La compensación evita la disminución de ingresos previstos por la Comunidad Autónoma por este concepto. Se encuentra en su fase final y deberá ser ingresada por la Administración central antes de terminar el año.

El Gobierno de Canarias percibirá inicialmente 21,2 millones de euros, importe derivado de la pérdida de recaudación de las cantidades a cuenta que los bancos debían integrar en 2013.
Durante el tiempo que el impuesto ha estado en vigor, la Comunidad Autónoma ha ingresado 70 millones de euros, por lo que a partir de ahora será la cifra que habrá de ingresarse anualmente.