X
ON AIR>

El indomable Suso Santana – Por Óscar Herrera

   

Suso se ha convertido en un referente para los seguidores del Tenerife. Su pundonor, su entrega, su implicación con este equipo está fuera de toda duda, y por eso es, por méritos propios, el jugador blanquiazul que mejor encarna el espíritu de lucha que tanto gusta a los aficionados.

Es nuestro particular William Wallace, el BraveHeart del CD Tenerife. Debe ser que su paso por el fútbol escocés, defendiendo los colores del Heart of Midlothian Football Club, le ha servido para respirar el aire de las gradas del Tynecastle Stadium, el estadio del Hearts ubicado en la zona de Gorgie, en Edimburgo, y empaparse de la historia de Wallace.

Sir William Wallace de Elderslie fue un caballero escocés de ascendencia galesa. Uno de los héroes medievales de Escocia y al que luego dio vida en el cine el actor australiano Mel Gibson, interpretando a Wallace en la mítica película que él mismo dirigió. William Wallace dedicó buena parte de su vida a reclutar y a enseñar las artes de la guerra a todos aquellos que quisiesen luchar contra la dominación inglesa, a finales de los años 1.200 en la vieja Escocia.

El Suso del Tenerife es un luchador nato, no exento de calidad, y que tiene la velocidad como una de sus armas más peligrosas para poner en serias dificultades a los rivales que se vaya encontrando en los partidos. Su carácter indomable le hace también estar metido en más de una refriega cuando el partido se pone caliente. Eso le ha pasado factura en muchas ocasiones. Cuando salta una chispa en el terreno de juego, ahí está el BraveHeart de Taco para intermediar con su fogosa manera de ser. Algo peligroso, pero que va en el sello de nacimiento de un rebelde con causa.
Letal en el uno contra uno, tiene como asignatura pendiente el gol. No es lo suyo pero fabrica jugadas de gol para sus compañeros como rosquetes de El Aderno. Deliciosas embestidas por el lado derecho del campo que son una bomba de relojería para las defensas rivales. El Heliodoro ya le idolatra y Suso, humilde y con los pies en el suelo, sabe que Cervera no regala nada y que tiene que seguírselo currando cada día en el campo de ensayo de los entrenamientos para luego poderlo aplicar en el campo de batalla.
Suso volvió a casa para quedarse. Su bravo corazón le dice que no va a dejar pasar esta oportunidad que el fútbol y la vida le ha dado para triunfar en el equipo de sus amores. A sus 28 años todavía hay mucho Suso para disfrutarlo en el Tenerife. Ese es Suso Santana, el nuestro, el de Taco. Un combatiente que defiende el escudo y la camiseta por encima de todas las cosas. Él lo sabe, Cervera lo sabe, y el resto conocemos de lo que es capaz cuando se convierte en BraveHeart vestido de blanco y azul.