X
carreras de montaña >

Justo Cerpa: “Correr es una necesidad vital”

   

Justo Cerpa Baute

Justo Cerpa Baute es, con 73 años, un habitual de las carreras de todo tipo. | DA

ÁNGEL YUSTE | Santa Cruz de Tenerife

Justo Cerpa Baute (La Laguna, 1940), con 73 años a su espalda, es todo un habitual de las carreras de todo tipo, en especial de montaña y en distancias de medio maratón. Jubilado, su pasión es el atletismo. Dos veces campeón de España de Montaña en su categoría, ocho medallas nacionales, múltiples campeonatos de Canarias son algunos de los datos de su impresionante currículum.

-Superando los 70 años de edad, ¿dónde está el secreto para correr por la montaña?

“Miro la dieta, no fumo, no bebo, pero mi gran virtud es que soy muy disciplinado y constante con los entrenamientos. Vivo en la Finca España y es normal que vaya hasta la Cruz del Carmen (Pico del Inglés) corriendo. No me encuentro en absoluto viejo para esta disciplina, para mí correr es una necesidad vital. Como comentaba no sé lo que haré el día que no pueda, espero que la salud me respete y pueda acabar mis días corriendo”.

-¿Cómo empezó su afición?

“Llevo corriendo desde hace poco y empecé cuando llegó mi jubilación. Todo empezó a raíz de una enfermedad del oído, que aunque no muy grave, me generó una gran depresión. El médico que me asistía me aconsejó hacer deporte, lo más fácil, correr y hasta hoy donde puedo decir que no concebiría mi vida sin el atletismo. Antes hacía algo, pero la verdad que poco”.

-¿Le gusta más la montaña o el asfalto?

“Le doy a todo. Ahora bien, me siento más cómodo en la montaña. Se vive más intensamente las carreras, son más duras y exigentes pero disfruto mucho más, unido al paisaje y ambiente que se respira”.

-¿En su categoría hay competencia?

“Todavía tengo rivales, no muchos la verdad, pero no me regalan nada, hay que estar. Me gusta mucho competir y voy a casi todas”.

-¿Qué consejos les daría a los de su edad?

“Soy un defensor de las categorías, ya que es un aliciente. Por un trofeo no se puede privar a los competidores de mi categoría. En muchas pruebas tengo que correr en la categoría inferior de 60 años y claro el esfuerzo es mucho. Hace poco corrí en Madrid con un señor de 80 años al que el hijo le ayudaba a vestirse, realmente me emocionó y pienso en llegar ahí corriendo”.