X
puerto de la cruz>

Loro Parque destina 14 millones de dólares para proteger especies

   

Autoridades de instituciones locales, regionales y nacionales inauguraron ayer la jornada. | MOISÉS PÉREZ

Autoridades de instituciones locales, regionales y nacionales inauguraron ayer la jornada. | MOISÉS PÉREZ

G. GULESSERIAN | Puerto de la Cruz

Loro Parque Fundación ha invertido desde 1994 hasta la actualidad más de 14 millones de dólares (actualmente unos 14 millones de euros) en proyectos de conservación de animales y sus hábitats en los cinco continentes, de los cuales 38 se están desarrollando.

Este dato fue dado a conocer ayer por el presidente de Loro Parque, Wolfgang Kiessling, durante la inauguración de la Primera Jornada Internacional sobre El papel de los parques zoológicos en la conservación de la biodiversidad, que finaliza hoy con la asistencia de medio centenar de expertos, investigadores, técnicos, eurodiputados y representantes del Ministerio de Medio Ambiente.

En ese contexto, Kiessling consideró que “la aplicación de la ley, las buenas prácticas y el esfuerzo por la protección son las únicas herramientas para asegurar que los animales que viven en zoológicos estén bien cuidados, mantenidos y sean felices”.

“Esa es la filosofía de Loro Parque Fundación. Y aunque los zoológicos solos no podemos salvar el mundo de la destrucción, hacemos todo lo que está en nuestras manos para que las personas que nos visitan, conozcan y valoren a los animales como lo que son: embajadores de su especie en la naturaleza”, manifestó. Asimismo, puso como ejemplo que el parque había conseguido rebajar el nivel de amenaza de dos especies, el loro orejiamarillo, en Colombia, y el guacamayo de Lear, en Brasil, pese a que reconoció que ello no era suficiente y que todavía quedaba mucha tarea por hacer.

El seminario, organizado en el marco del X aniversario de la promulgación de la Directiva Europea de Zoos, también contó con la asistencia del presidente del Gobierno de Canarias, Paulino Rivero, y el alcalde de Puerto de la Cruz, Marcos Brito.

Este último hizo hincapié en la importancia de la información “para tratar de cambiar el concepto de que la cautividad no contribuye a la conservación de la biodiversidad”, y dijo que Loro Parque “es un ejemplo de trabajo y de respeto a los animales”.

Por su parte, Paulino Rivero se refirió a los 17 parques zoológicos que hay en Canarias, que realizan “una importante labor educativa y pedagógica”, y sostuvo que sólo Loro Parque recibe la visita de 1.300.000 personas al año. “Los zoos son un elemento más para atraer turismo a las islas, además del sol, la playa e instalaciones de hostelería, por lo tanto, todo esfuerzo que hagamos es poco”, manifestó.

Durante el encuentro, organizado por Loro Parque y el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, con la colaboración del Gobierno regional, se debatirán las directrices legislativas actuales en materia de bienestar animal bajo cuidado humano, así como también las labores de conservación que realizan los parques zoológicos. Pero también servirá para conocer de primera mano la situación actual de estas instalaciones en España, familiarizarse con los altos estándares de calidad, y evaluar los efectos beneficiosos que tienen en el mantenimiento de las especies y sus hábitats.

Las autoridades obserban a la tortuga boba. | M. P.

Las autoridades obserban a la tortuga boba. | M. P.

Una tortuga boba llega al parque para recuperarse
Loro Parque recibió ayer una especie de tortuga boba, con un peso de entre 18 y 20 kilos, que tiene amputadas las dos extremidades del lado derecho. Según explicó la doctora Ana Liria Loza, del departamento de Biología de la Universidad de Ciencias del Mar, de Las Palmas de Gran Canaria, este animal no tiene la agilidad suficiente para poder sobrevivir en su hábitat, el mar. Por esta razón, ha sido trasladado al parque en el marco del convenio existente desde hace años entre Loro Parque Fundación y el Cabildo de Gran Canaria para el rescate de fauna silvestre. Expertos de ambas instituciones se encargarán de estudiar la posibilidad de colocarle una prótesis definitiva para que pueda volver a desenvolverse con normalidad, un gran avance para esta especie si finalmente se logra. Loro Parque acoge cada año tortugas bobas que, una vez recuperadas, se devuelven al mar.