X
a babor > Francisco Pomares

Maquillajes – Por Francisco Pomares

   

Después de cuatro barómetros del Centro de Investigaciones Sociológicas ofreciendo resultados negativos del PP, el último presenta una leve recuperación de un punto y medio, frente a una caída del PSOE de cuatro décimas y un retroceso general de todos los partidos de la oposición. Lo curioso del asunto es que lo que se ha presentado son resultados tratados y maquillados modificando la metodología tradicional seguida por el CIS hasta ahora. Quizá porque los resultados directos del barómetro no son demasiado buenos para el PP: según el propio sondeo del CIS, en el apartado de voto más simpatía, el PSOE tiene el 18,9% de los votos y el PP el 15,5: cuando se pregunta qué partido es más próximo al votante, se repite lo mismo: el PSOE suma un 19% y el PP sólo un 14,6.

El propio CIS pide disculpas en su estudio por esta extraña falta de sintonía entre los datos que reflejan directamente los encuestados y lo que sale ya cocinado para consumo publico, con una nota que hasta ahora no había acompañado nunca los barómetros del CIS, y en la que -en un curioso latín para iniciados- se reconoce el cambio de metodología en la ponderación y se advierte que en esta ocasión se ha usado un modelo de estimación de resultados “que conlleva la ponderación de los datos por recuerdo de voto imputado y la aplicación de modelos que relacionan la intención de voto con otras variables”. Está claro que los sociólogos del CIS no se sienten muy cómodos con el nuevo método, porque también aclaran que “obviamente, la aplicación a los mismos datos de otros modelos podría dar lugar a estimaciones diferentes”.

A pesar de la presentación maqueada de los datos finales, al CIS se le escapan algunos resultados directos que no pueden ser retocados. Por ejemplo, Rajoy se presenta como el líder político peor valorado por los españoles. Algo que no casa mucho con la presunta recuperación del voto de su partido. En fin… Tiene uno la impresión de que -dado que al PP le resulta difícil recuperar la confianza ciudadana- se ha optado por presentar a los ciudadanos una realidad distinta: no solo en los barómetros del CIS, también ocurre desde hace meses en la televisión pública española, convertida casi en un órgano partidario; o en el discurso gubernamental de recuperación económica, una realidad aumentada en la que se oculta que la deuda pública española casi se ha duplicado en los dos años de Gobierno del PP, hasta alcanzar el billón de euros (el PIB español) en los presupuestos de 2014. Pero la realidad es obstinada, ni mil toneladas de maquillaje pueden cambiarla. Las elecciones europeas, y ese sí es un buen sondeo, están ya a la vuelta de la esquina.