X
política>

Marruecos busca fórmulas para compatibilizar petróleo y turismo

   

El presidente Paulino Rivero saluda al ministro de Turismo de Marruecos, Lahcen Haddad. | DA

El presidente Paulino Rivero saluda al ministro de Turismo de Marruecos, Lahcen Haddad. | DA

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

El petróleo no va impedir que Marruecos impulse el sector turístico, incluso con la colaboración de Canarias. Durante su vista de ayer a Paulino Rivero, el ministro de Turismo del país vecino, Lahcen Haddad, eludió la polémica sobre las prospecciones en ambos lados.

Al concluir la entrevista en la sede de la presidencia del Gobierno regional, Haddad fue cauteloso ante los informadores. El ministro avaló la compatibilidad del petróleo con el turismo, pero dentro de los márgenes del “respeto al medio ambiente”. En este sentido, mostró su comprensión con la preocupación de las autoridades isleñas.

“Cada Gobierno necesita seguir un enfoque de desarrollo sostenible”, resaltó Lahcen Haddad. “En un mundo amenazado, se requiere proteger el medio ambiente”, comentó. “Esperamos apoyar el crecimiento de las generaciones futuras en la economía verde. Solo así podremos crear riqueza sin poner en riesgo nuestro desarrollo”.

De momento “no hay petróleo”, puntualizó Haddad. “Si los sondeos identifican esos yacimientos se tendrá que velar por el impacto medioambiental”, insistió. “Vamos a procurar que sea una extracción limpia para explotar el petróleo y al mismo tiempo fomentar el turismo”.

Mientras los preparativos en aguas marroquíes comenzaron hace unas semanas, Repsol prevé que, a pesar del rechazo institucional y en medio de una encendida controversia, las prospecciones a 60 kilómetros de Lanzarote y Fuerteventura se inicien en mayo de 2014. Esa es la fecha aproximada que el jueves deslizó el presidente de la multinacional, Antonio Brufau, en Gran Canaria, lo que ha provocado un vertido de reproches por lo que se considera, en palabras del portavoz del Ejecutivo autonómico, una “falta de respeto al Estado de derecho” y un “desprecio al sentir de la inmensa mayoría” de la sociedad canaria. Menos diplomático que Lahcen Haddad, Martín Marrero no contuvo su indignación ante una presencia, la de Brufau que, a su juicio, ilustra el “trato colonial de las petroleras a los territorios cuyos recursos van a esquilmar”. Tampoco escatimó críticas al ministro José Manuel Soria, un día después de que Rivero rehusara un “plato de lentejas”.