X
cultura >

Mélissa Laveaux y un reportaje del verdadero Samborondón, en ‘El Perseguidor’

   

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

El Perseguidor vuelve, como cada domingo, a tu kiosko con DIARIO DE AVISOS. El suplemento cultural viene cargado de buena literatura, actual y de otros tiempos, que no puede perderse ningún amante de la buena lectura.

Mélissa Laveaux ha conseguido situarse en los primeros planos de la música internacional en los últimos años. Con un estilo personal y una voz profunda y sensual, ha revolucionado el mundo de la música indie y folk, dotándola de influencias culturales, desde la canción de autor hasta los ritmos criollos, pasando por el jazz y el soul. El próximo 26 de noviembre actúa en el Espacio Cultural CajaCanarias de Santa Cruz de Tenerife, en el marco del Otoño Cultural.

Con el título “La música haitiana ha jugado un papel importante en mi formación”, Mélissa Laveaux nos muestra todo su arte.

El Samborondon que sí existe, está en Ecuador

La isla de San Borondón es uno los imaginarios históricos del Archipiélago canario, con páginas y páginas que muestran un amplio recorrido a su leyenda, localización, representación cartográfica, expediciones de búsqueda, etc. Y por fin hemos encontrado a “Samborondón” fuera de Canarias, en Ecuador.

El origen del San Borondón canario está perfectamente documentado, aunque nadie jamás haya encontrado a esa misteriosa isla, y su idea se ha transformado en un valor mágico cargado de utopía e ideales y en un sugerente recurso de inspiración creativa. En cambio, el Samborondón ecuatoriano existe, es real. Es uno de los cantones que conforman la actual provincia del Guayas, aunque los orígenes de su denominación parece diluirse entre brumas y tormentas en torno a una leyenda recreada.

Por último, dentro de las recomendaciones literarias de cada semana en la sección El vuelo de Ícaro dentro de El Perseguidor, en esta ocasión presentamos La Camarera, una obra inédita del escritor norteamericana James M. Cain y 50 mujeres desnudas, el primer libro de la poeta chilena Marina Tapia, residente en España desde el año 2000