X
tribuna>

Puertos gomeros – Por Casimiro Curbelo*

   

Los puertos canarios vuelven a ser protagonistas. Ya no solo son la principal puerta de entrada y salida de mercancías o el camino para el desarrollo de actividades tradicionales como la pesca. También han cobrado importancia por el atraque de cruceros, que cada día gana más fuerza como oportunidad para el desarrollo insular. Se comprende, por tanto, que esta misma semana el presidente del Gobierno canario haya reiterado la conveniencia de que el puerto de Los Cristianos -muy rentable y gestionado actualmente por la Autoridad Portuaria, organismo dependiente del Estado- sea una competencia autonómica. Más importante que la titularidad resultan, sin embargo, los servicios o las dotaciones de las infraestructuras. Independientemente de que el Estado ceda o no el Puerto de Los Cristianos, lo cierto es que, mientras no se ejecute el proyecto de Fonsalía -aún muy lejano-, esta es una infraestructura clave para la conectividad de la provincia tinerfeña, y como tal tiene que ser dotada. Las interminables colas que se forman a la entrada y la salida del muelle, -que en su ruta con La Gomera alcanza un nivel de tráfico solo comparable con el del Estrecho-, son un claro ejemplo de la necesidad de mejorar unas instalaciones que, estando en Tenerife, también resultan fundamentales para los residentes en El Hierro, La Palma y La Gomera. En una comunidad discontinua como la nuestra, es imprescindible renovar constantemente los puertos, que hoy deben habilitarse también para asegurar la llegada de cruceros, tal y como hay que hacer en el de Vueltas, en Valle Gran Rey, el primero de la comunidad autónoma al que llegan los grandes barcos de turismo. Existe en La Gomera, además, otro puerto que también es competencia del Ejecutivo regional y que necesita una actuación urgente. El puerto de Playa de Santiago requiere inversión, y así lo planteó estos días el Cabildo en una reunión celebrada con el director gerente de Puertos Canarios para analizar y debatir la situación actual, así como las perspectivas de avance en los proyectos pendientes. El director general de Puertos Canarios aseguró que se atenderían sin dilación las demandas de la Institución insular relativas a medidas de seguridad, control de accesos o cuestiones más básicas como el abastecimiento de agua y el alumbrado público, que del mismo modo han sido planteadas por las compañías navieras y los cruceristas que ya han empezado a llegar a Valle Gran Rey. No obstante, debemos ir más allá. Los presupuestos autonómicos para 2014 no recogen ninguna partida específica para la segunda fase del proyecto del puerto de Vueltas, incluido en el Eje Transinsular de Transporte y cuyo proyecto original es de 2008. Se planificó entonces una infraestructura de futuro, valorada en 73 millones de euros, que tiene que materializarse. La visita esta semana del crucero Braemar es solo una de las posibilidades que existen para ayudar a relanzar la economía del sur de nuestra Isla. Se mantienen abiertas las negociaciones con varias empresas que quieren incluir el sur de La Gomera en su localización. Y abiertas están igualmente las posibilidades de potenciar el puerto de Playa de Santiago, que se declaró de interés público en 2006 y que aún no es totalmente operativo. Del mismo modo que Puertos Canarios se ha comprometido a invertir 150.000 euros en medidas de atraque y seguridad para que el muelle de Vueltas pueda acoger cruceros, la Comunidad Autónoma tiene que emprender las acciones que permitan completar las dotaciones y relanzar el puerto de Playa de Santiago. Las administraciones competentes están obligadas a favorecer las oportunidades de presente y futuro, entre las que bien podremos encuadrar la respuesta regional a los puertos de La Gomera. El Gobierno canario tiene una deuda con nuestras vecinas y vecinos, y con el progreso de la Isla.

*PRESIDENTE DEL CABILDO DE LA GOMERA