X
política >

Rivero alerta al rey de que Rajoy “rompe el pacto” Canarias-España

   

El rey Juan Carlos, Paulino Rivero

El rey Juan Carlos, durante una audiencia con Paulino Rivero. / DA

VICENTE PÉREZ | Santa Cruz

Mediados los años 80 del pasado siglo, el entonces presidente del Gobierno canario, Manuel Hermoso, aprovechó una visita del rey a Tenerife para quejarse de que España tenía abandonada a Canarias. Casi tres décadas después, otro gobernante autonómico, Paulino Rivero, le ha enviado un mensaje similar, aunque por carta, para “alertar” de que el actual Gobierno estatal “está rompiendo el pacto histórico entre el Reino de España y Canarias” al “postergar sistemáticamente” a las islas en todas las políticas” acordadas en Madrid.

Un “pacto tácito que consiste en que Canarias garantiza su lealtad al Reino de España a cambio de que atienda las singularidades económicas y fiscales del Archipiélago, así como la necesidad de impulsar políticas diferentes que den respuesta a una realidad distinta”.

En su misiva, cuyo contenido es idéntico a otra que también le ha remitido al propio Rajoy, Rivero pretende llamar la atención del monarca sobre “el creciente sentimiento de desafección hacia España que se está gestando en Canarias” y sobre “las inciertas consecuencias a las que puede conducir a medio plazo”. Y es que, a su juicio, “desde Madrid se está abonando el terreno para que broten con fuerza sentimientos y posiciones separatistas como no ha ocurrido en las Islas desde los años setenta”.

Enumera el mandatario regional las que considera principales agravios a Canarias: “Con la segunda tasa de paro más alta de España (33,6%), es el territorio peor tratado en el sistema de financiación” y “se eliminan 82 millones de euros para políticas activas de empleo”; la inversión media per cápita del Estado es de 215 euros en el conjunto de España, pero de 155 en el Archipiélago; y pese a depender la economía canaria del avión y el barco, se han reducido un 35% las partidas para subvenciones estatales al tráfico aéreo desde 2010 y 34 millones las del transporte de mercancías. A ello se une, según Rivero, la “falta de respeto y la deslealtad” del Gobierno de Rajoy con las instituciones públicas canarias (Parlamento así como cabildos y ayuntamientos de Lanzarote y Fuerteventura) en el expediente de los sondeos petroleros de Repsol. En contraste con esta realidad, Rivero se remonta en el tiempo hasta los Reyes Católicos, para exponer a Don Juan Carlos que “cinco siglos han forjado en los canarios una identidad que, en lo que a la vinculación con el Reino de España se refiere” se fundamenta en “políticas que atendían al carácter diferenciado de la economía isleña, sellándose así un pacto institucional de Canarias con la Corona de Castilla en la esfera económica que durante cientos de años ha sustentado singularidades fiscales y mercantiles”.

Cuando este pacto lo ha roto unilateralmente el Estado, señala Rivero, “nuestras Islas afrontaron etapas de enormes dificultades y carencias”, como ocurrió en la primera mitad del siglo XIX al suprimirse “el legado fiscal y librecambista isleño”, lo que propició “el mayor ciclo de pobreza de la historia insular y una auténtica diáspora”.

Escenario de incertidumbre

Rivero reitera que·si el Gobierno de España rompe este pacto institucional, “se abrirá un escenario de incertidumbre e las relaciones Canarias-Estado”. Y le avisa al rey: “Lamentablemente, majestad, nos acercamos a esa situación, y es mi deber alertar de las consecuencias que tal incumplimiento puede provocar en una sociedad que, percibiendo tal ruptura, se siente cada vez más alejada de España”.

Para el presidente regional, “es necesario que el Jefe del Estado sepa que la sociedad canaria percibe de forma creciente y mayoritaria que no está recibiendo un trato justo del Estado, y que España no está haciendo lo suficiente por Canarias”.

Con esta doble carta a Rajoy y al rey, Rivero pretende “alertar antes de que sea demasiado tarde de lo que ocurre y lo que puede ocurrir”, por lo que pide que se reconduzca esta situación “de forma urgente” para evitar “consecuencias por ninguno deseadas”.


“Separatismo solo en su fantasía”

La portavoz del PP en el Parlamento canario, Australia Navarro, consideró ayer una “irresponsabilidad” que Paulino Rivero “intente obtener rentabilidad política amenazando al Gobierno de España con presuntos brotes separatistas que sólo existen en su imaginación”. Navarro señaló en un comunicado que la pretendida desafección de los canarios hacia el Estado es una “mera fantasía”, y lamentó que el presidente regional insista “por mero interés político en fomentar entre la sociedad canaria una animadversión hacia la identidad española”. “Es absolutamente condenable que utilice a los canarios para mantener en pie su estrategia personal de enfrentamiento con el Gobierno de España”, añadió, antes de pedir a los socialistas canarios plantar cara al “separatismo” de Rivero y al “silencio cómplice” de su dirección regional, “entregada a los caprichos de Rivero”.