X
puerto de la cruz >

El Seprona abre una investigación por las gallinas muertas en San Antonio

   

Imagen de la zona done aparecieron los animales muertos, que ya han sido retirados. / MOISÉS PÉREZ

Imagen de la zona done aparecieron los animales muertos, que ya han sido retirados. / MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES | Puerto de la Cruz

La trasera de la calle Esquilón, que limita con el portuense barranco de San Felipe, se ha convertido en los últimos 10 días en un espacio dantesco con decenas de gallinas muertas que han provocado estragos entre los vecinos de la zona, hartos del olor nauseabundo y preocupados por el foco de infección.
Pese a las tres intervenciones del Ayuntamiento en el lugar, por la continua presencia de nuevos cadáveres de aves, el problema no pudo ser solucionado de forma completa. Así, el Seprona ha iniciado una investigación para conocer las causas de la muerte de los animales y encontrar al posible culpable, dado que no se ha descartado un envenenamiento intencionado al hallarse varias bolsas de veneno en el lugar.

La concejala de Sanidad en el Ayuntamiento de Puerto de la Cruz, Antonia Domínguez (PP), se personó en la mañana de ayer en el barrio, junto con efectivos del Seprona, para comprobar in situ el estado del barranco. Se procedió al enterramiento de los cadáveres y al traslado de un gallo al Centro Ambiental La Tahonilla para realizar la correspondiente necropsia.

“Hay que dejar claro que si se comprueba que alguien envenenó a las gallinas se estaría incurriendo en un supuesto delito tipificado en el código penal; era necesario tomar cuanto antes cartas en el asunto”, explicó Domínguez a este periódico. Los afectados confesaron estar impresionados, además, porque las ven morir: “Empiezan a dar vueltas y vueltas hasta que caen redondas al suelo”.

Tras adelantar la noticia DIARIO DE AVISOS hace varios días, el concejal del grupo socialista (PSC-PSOE) en la Corporación local, Guillermo Pastor, se sumó también a la queja de los habitantes de este barrio portuense y solicitó al grupo de gobierno que adoptara medidas con la mayor celeridad posible, dado el riesgo que supone para la salud pública y porque todavía quedaban muchas aves con vida.

“Hemos actuado desde que recibimos las llamadas de los residentes; para nosotros es un tema sumamente importante”, aseguró la edil de Sanidad.
Por último, algunos grupos políticos de la oposición en el Consistorio portuense, como es el caso de Izquierda Unida Canaria (IUC), reservaron para el turno de ruegos y preguntas de la última sesión plenaria varias cuestiones sobre el estado de la zona afectada por las gallinas muertas. No obstante, no hubo tiempo para abordar dicho asunto en el pleno.