X
a veces soy humano > Félix Díaz Hernández

Suicidios, ética y periodismo – Por Félix Díaz Hernández

   

El día que no se me revuelvan las tripas ante ciertas prácticas periodísticas será el momento de comenzar a pensar que esta profesión no merece la pena. Tras varios años lidiando con informaciones relacionadas con la dura realidad cotidiana de sucesos, accidentes y desastres, me niego a no seguir pensando en las víctimas, sus familias y en cómo contar los hechos sin causar mayor dolor a las personas afectadas. Premisa ésta que subrayo cuando estamos ante un posible caso de suicidio.

Como norma no escrita, aceptada entre la profesión periodística desde hace décadas, no se suele informar sobre casos de suicidio. Lamentablemente ese principio ético y profesional, que la mayoría tenemos claro, ya no es suficiente para algunos. Y no se trata de que este argumento se recoja en estudios específicos y recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS) desde el año 2000; o de que sea la principal conclusión de foros internacionales y estatales; o que lo incluyan en todos sus códigos deontológicos las organizaciones profesionales de periodistas; es que es una cuestión de pura humanidad. Los que piratean y bordean cínicamente esta norma se olvidan de conceptos como la doble victimización o de todos los estudios que certifican que publicitar suicidios, sin que sea una causa directa, provoca un aumento estadístico, más que corroborado, de las tentativas de autolisis. Y que aún cuando se decidiera informar sobre suicidios deben evitarse los detalles truculentos, la descripción del método usado, las fotografías de los afectados y las especulaciones sobre causas o datos sobre la vida privada de la víctima que no aportan nada, bueno si, morbosidad.

@felixdiazhdez