X
el revés y el derecho>

Susana Superstar – Juan Manuel Bethencourt

   

Hay dos acontecimientos periodísticos, querido Juan, que me han llamado poderosamente la atención durante la semana que hoy termina. Uno de ellos es el nacimiento de un nuevo proyecto editorial, lanzado por tu periódico en un país como Brasil, ya definido por Stefan Zweig como un territorio elegido, donde todo parece posible. Mis felicitaciones por el atrevimiento de abrir brecha en la tierra incógnita de un idioma diferente del español, aunque sea este portugués del otro lado del charco, más comprensible a nuestros oídos. El otro, y en ello quiero extenderme un poco, es el estallido mediático de una joven que ha pasado en dos meses de ser una perfecta desconocida a presentarse ante la opinión pública española como la gran esperanza de la izquierda. Me refiero a Susana Díaz, nueva presidenta de la Junta de Andalucía y estrella fulgurante del universo político socialista tras la reciente convención federal del PSOE. Esto es así aunque la joven sevillana, de 39 años de edad, nunca ha ganado unas elecciones, para empezar porque jamás la ha disputado, en la medida que accedió al cargo tras la renuncia del presidente anterior, José Antonio Griñán (que, por cierto, tampoco ganó los comicios autonómicos, aunque hizo mayoría con el apoyo de Izquierda Unida). Me llama la atención esta agresiva técnica de lanzamiento, capaz de producir una corriente de respaldo proclive al exceso. Así, se ha podido leer cómo una dirigente andaluza tan experimentada como Micaela Navarro afirmaba que Susana Díaz le recuerda mucho a Felipe González (sic). Ignoro si tú conoces a la nueva presidenta de Andalucía, y si por tanto puedes aclarar mis dudas, pues del currículo de Susana Díaz, en política desde los 16 años y sin trayectoria profesional fuera de ella, resulta difícil obtener conclusiones. Espero, con toda sinceridad, que no le ocurra lo que dice un personaje de la reciente película Cruce de caminos, en solemne advertencia al protagonista, Ryan Gosling: “Si corres como un rayo, te estrellarás como un trueno”.