X
política >

Unos 60 militantes del PSOE canario van a la conferencia

   

Julio Cruz, secretario de Organización del PSOE de Canarias. | EFE

Julio Cruz, secretario de Organización del PSOE de Canarias. | EFE

DOMINGO NEGRÍN MORENO | Santa Cruz de Tenerife

Después de 10 meses de intensos debates entre bambalinas, hoy se levanta el telón de la conferencia del PSOE. Canarias acude a la cita de Madrid con una delegación de unos 60 militantes, que aportarán su granito de arena a la renovación del proyecto político y de la organización del partido. En ese escenario, la federación isleña se erige en referente de “oasis social” en el “marco de restricciones y limitaciones que ha impuesto el PP”.

Con voz y voto, están convocados por Canarias los 14 elegidos por el comité regional, 7 representantes del comité federal, 2 de la ejecutiva federal, 5 de cincuenta alcaldes de toda España, dos de la corriente de opinión Izquierda Socialista y 1 por la cuota de las Juventudes. En calidad de observadores (con voz pero sin voto), han sido invitados los alcaldes, los senadores y los diputados nacionales.

El líder de los socialistas canarios, José Miguel Pérez, intervendrá el domingo por la mañana. En rueda de prensa, el secretario de Organización, Julio Cruz, puso ayer en valor el “sello socialista” que se está imprimiendo de forma “contundente” desde el Gobierno autonómico, que comparte con Coalición Canaria.

Como se ha venido publicando, el hecho diferencial canario se verá especialmente reflejado en los trabajos y en los documentos resultantes. Las sugerencias se centran en el anclaje constitucional del Régimen Económico y Fiscal (REF) y en la estructura federal del Estado.

En cumplimiento de un mandato del trigésimo octavo congreso federal, la conferencia política del PSOE fue convocada por el comité federal el 12 de enero de 2013. Se iniciaba entonces un proceso en el que han participado las agrupaciones, los afiliados a título individual, los colectivos sociales y ciudadanos de diversa procedencia.

Lo que se persigue es buscar la manera de recuperar la confianza perdida para hacer que el partido sea un “instrumento útil”, no como un fin en sí mismo.
Reformar la Carta Magna para blindar derechos como la sanidad y la educación, crear un tipo penal de financiación ilegal de partidos políticos y definir las primarias abiertas para elegir al candidato a La Moncloa son propuestas objeto de discusión en estas tres jornadas.