X
tribuna > Antonio Alarcó

35 años con la Constitución – Por Antonio Alarcó

   

Hace dos días hemos celebrado el 35 aniversario de la Constitución Española, una fecha muy importante para todos los ciudadanos de este país y que venimos festejando desde el 6 de diciembre de 1986, día que fue declarado fiesta nacional.
La Constitución Española es la principal norma que nos hemos dotado para conseguir un espacio de paz, libertad, igualdad y solidaridad, fruto del consenso de todos y punto de partida de la democracia reciente en nuestro país.

Tenemos que remontarnos a la época de la Transición Española, que para nosotros fue modélica, para comprender el valor de este documento. Fue el Congreso de los Diputados, amparados por la Ley de Reforma Política de 1977, quién se encargó de la redacción de esta Carta Magna y para ese fin se nombraron a siete diputados que representaban a los partidos políticos presentes en la Cámara.

Así, Gabriel Cisneros Laborda (UCD), Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón (UCD), José Pedro Pérez-Llorca Rodrigo (UCD), Manuel Fraga Iribarne (AP), Gregorio Peces-Barba Martínez (PSOE), Miquel Roca i Junyent (CiU), Jordi Solé Tura (PCE), fueron los encargados de tal responsabilidad y por eso se les conoce como los Padres de la Constitución.

Si algo nos debe enorgullecer es que estos siete hombres – y alguno que otro en la sombra- fueron capaces de acercar posiciones, algunas bastantes alejadas, y tuvieron altura de miras para limar tensiones y llegar a un gran consenso en beneficio de todos los españoles.

Más del 88% de la población dio su voto positivo a esta Carta Magna y a día de hoy una gran mayoría de los españoles sigue apoyando su supervivencia, aunque algunos intenten generalizar que es incorrecto hablar de la unidad de España. En el Partido Popular consideramos que debemos ser garantes de este legado y por eso somos defensores a ultranza del Estado de las Autonomías (no de 17 estados autonómicos) y de la indisoluble unidad de la nación española.

Como bien afirmó nuestro presidente nacional, Mariano Rajoy, estaremos con la Constitución porque son las reglas de juego, las normas de convivencia que nos hemos dado entre todos y que votaron la inmensa mayoría de los españoles que tenían edad en ese momento; la que garantiza nuestros derechos y nuestras libertades; que ha producido la mayor situación de autogobierno que haya habido jamás en la historia de nuestro país; con la que entramos en la Unión Europea y con la que España, a pesar de la crisis que hay hoy, ha tenido la etapa de mayor progreso en muchísimo tiempo.

Nos duele que algunos, en momentos pocos oportunos, intenten dividirnos y utilicen para ello lo que ha funcionado y garantizado la convivencia y la Paz Social de los españoles durante 35 años. Por esta razón, los que tenemos la responsabilidad de gobernar, como depositarios de la confianza de todos, hemos de revivir en nuestros actos y decisiones aquel espíritu de unidad y progreso de la España de 1978.

Lo hemos dicho miles de veces y no nos cansaremos de repetirlo: ahora es el tiempo de la unidad y de trabajar todos juntos, no de intentar resquebrajar nuestro modelo por intereses partidistas. Ser canario, español y europeo, siempre dentro de la marca España, constituye un valor seguro de reconocimiento mundial, sin olvidarnos de que juntos valemos más que separados y así lo atestiguan las más de tres décadas que llevamos compartiendo el mismo barco, en las que nuestro país ha experimentado cotas de crecimiento social nunca antes conocidas.

En el PP estamos comprometidos con el futuro de España y con la libertad. Precisamente la Constitución de 1978 nos une a todos los españoles en torno a ese proyecto común. Y esto es algo que debemos celebrar todos los años.

alarco@tenerife.es
@aalarcoblog
www.facebook.com/antonio.alarco.9