X
carretera >

400.000 euros para reponer las medidas de seguridad en la TF-1

   

Autopista del Sur TF-1 Santa Maria del Mar

La ampliación a seis carriles en la autopista del Sur se realizó en un tramo de unos 20 kilómetros. / S. MÉNDEZ

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

En el año 2010 finalizaron las obras de ampliación a seis carriles en la autopista del Sur (TF-1) entre Santa Cruz y Güímar. Pese a que han pasado ya tres años, el Cabildo no ha recibido de forma oficial este tramo de vía, por lo que no se ocupa de su mantenimiento. El motivo del retraso en esta recepción se debe a que desde el área de Carreteras se han detectado una serie de deficiencias en materia de seguridad, las cuales han exigido sean subsanadas por parte del Gobierno de Canarias, administración que ejecutó el proyecto.

En concreto, reponer las medidas de seguridad reclamadas por la Corporación insular, tales como las vallas centrales o la señalización vertical y horizontal, suponen un coste de 400.000 euros, que exigen sea abonado por el Ejecutivo central, como condición para que el Cabildo asuma a partir de ahora su mantenimiento, como ocurre con el resto de vías insulares. Así, si salen adelante las negociaciones entre el Cabildo y el Gobierno de Canarias se prevé invertir en estos 20 kilómetros la citada partida, con el fin de mejorar la actual situación de la vía, que presenta diversos desperfectos.

De hecho, en una reunión mantenida la pasada semana entre ambas administraciones se ha llegado a un principio de acuerdo por el cual el Gobierno de Canarias afrontará este año los 160.000 euros que supone reponer las vallas centrales, mientras que 240.000 restantes serán adelantados por el Cabildo, pero deberán ser reembolsados en 2015, informó a DIARIO DE AVISOS el consejero insular de Carreteras, José Luis Delgado. “Estamos a falta de que el Gobierno canario acepte nuestras peticiones, pero la intención es que la Corporación insular se ocupe de este tramo a partir del 1 de enero”, indicó. Además, adelantó que se prevé que en los próximos meses se pueda invertir en la mejora de seguridad una partida cercana a los 200.000 euros, al igual que la mejora paisajística.

Entre las condiciones que ha puesto el Cabildo para hacerse cargo del mantenimiento de la TF-1 entre Güímar y la capital se encuentra reponer las biondas centrales, deterioradas por los accidentes de tráfico, sustituir la señalización vertical y mejorar la señalización horizontal, esto es volver a pintar la zona. Todo ello supone la inversión de alrededor de 400.000 euros.

Además otra obra, cuya recepción por parte del Gobierno insular desde la Comunidad Autónoma, está en negociaciones, es la mejora paisajística también entre Santa Cruz y Güímar. Para ello, el Cabildo sostiene que se hará cargo excepto el proyecto de drenaje a la altura del Polígono de la Campana, el paseo del Peregrino y la vía de acceso al centro de la Policía Canaria, en Añaza, al entender que no son competencia del departamento insular de Carreteras. El consejero explicó que el retraso de la recepción se debe a la mezcla de los dos proyectos y a que su área entiende que la ampliación a seis carriles presentaba deficiencias en materia de seguridad. Además, se mostró convencido de que se llegará a un acuerdo este mes.