X
sucesos>

Aluniceros en fuga lanzan su coche contra la policía en un control

   

TINERFE FUMERO | Santa Cruz de Tenerife

Una banda de criminales que eran perseguidos por buena parte de la autopista del Sur estuvieron a punto de causar gravísimas lesiones a dos funcionarios del Cuerpo Nacional de Policía contra los que arremetieron con su vehículo para eludir un control que se había montado específicamente para frenar su temeraria fuga.

Los hechos, que fueron confirmados por vías extraoficiales, tuvieron lugar en la madrugada del pasado jueves a la altura del santacrucero barrio de Santa María del Mar, donde finalmente se les perdió la pista a estos criminales, a quienes se les busca intensamente desde que tuvo lugar el suceso.

De la gravedad de lo ocurrido da cuenta el hecho de que los funcionarios llegaron a realizar algún disparo al aire en su afán de intimidar a estos delincuentes, que a pesar de todo siguieron su marcha, durante lo cual pusieron en peligro a quienes se cruzaron en su paso.

Si bien lo acaecido al sureste de la capital tinerfeña fue el punto álgido de esta historia, lo cierto es que los precedentes no desmerecen en cuanto a relevancia, siempre en parámetros de seguridad ciudadana.

Los ahora buscados llegaron a dicho control tras una persecución que se inició en el término municipal de Granadilla de Abona, que fue donde efectivos de la Guardia Civil localizaron al fin a los aluniceros que habían protagonizado varios atracos en distintos puntos del sur de la Isla.

Al menos fueron dos las ocasiones en que estos fugitivos utilizaron su vehículo para quebrar (o al menos intentarlo) el acceso a distintos establecimientos de la zona, al objeto de apoderarse de cuanto hubiera en su interior.

El hecho de que se repitieran varias alertas movilizó a los guardias, quienes estuvieron cerca de cuarenta kilómetros persiguiendo a estos delincuentes por la llamada autopista del Sur (TF-1), que a esas horas se encontraba prácticamente desierta dado que justo en la noche del miércoles al jueves pasado cayó la última gran tromba de agua del reciente fenómeno atmosférico adverso que ha golpeado la Isla esta semana.

Alertados los policías nacionales, improvisaron un control minutos antes de las dos de la madrugada que casi les cuesta la vida. Pronto serán puestos a buen recaudo.