X
lucha>

Cambiar la racha es el objetivo

   

LUIS DE LA CRUZ | Santa Cruz de Tenerife

El Cepsa Campitos Lumicán es un rival muy peligroso para los de Ignacio Ramos.  | FRAN PALLERO

El Cepsa Campitos Lumicán es un rival muy peligroso para los de Ignacio Ramos. | FRAN PALLERO

Seis luchadas y un solo punto. El Cepsa Lumicán Campitos quiere cambiar la dinámica en la segunda vuelta de la Liga Cabildo de Tenerife de Primera Categoría que arranca esta noche (21.00 horas) con el encuentro de primer nivel entre el Tegueste y la escuadra capitalina. Los teguesteros tienen muchas papeletas para terminar primeros en la fase regular, aunque de los seis últimos puntos, tan solo han sumado dos. También es cierto que los pupilos de Ignacio Ramos todavía no han perdido un solo encuentro.

Los norteños no quieren hablar de crisis. Son conscientes de que una derrota esta noche les puede pasar factura. Por tanto, luchadas como las de hoy las deben sacar para delante y sin ningún tipo de agobios.

Para sumar los tres puntos y sin agobios tienen en sus filas luchadores del máximo nivel, donde sobresale Añaterve Abreu. El jefe de filas del conjunto teguestero sabe que salir a eliminarse le puede pasar factura con vistas a próximos compromisos. Efraín Perera y Pedro Hernández son otros de los pilares de esta escuadra. El conejero se ha aclimatado perfectamente a la competición tinerfeña y, en cada luchada, siempre va a más.

Lo mismo ocurre con Pedro Hernández. El palmero se faja y lo intenta hacer bien. Es consciente de que esta liga es una carrera de fondo y que tendrá que dar lo mejor de sí en la segunda fase del campeonato.

El trabajo de la media cola en este tipo de formato es muy importante porque el conjunto que deje un hombre por detrás siempre tiene muchas posibilidades de llevarse el gato al agua. Eusebio Jorge, Adasat Rodríguez, Alfonso García o Rucadén González son algunos de los bregadores más importantes de la escuadra que preside Marcos Galván.

El calor de los aficionados es otra de las claves del Tegueste para sumar los tres puntos. Sus seguidores esta temporada están acompañando a su equipo, tanto dentro como fuera. Ese detalle lo agradecen los luchadores porque su apoyo les ayuda a crecer en los momentos adversos.

El responsable de arbitrar este encuentro será Tomás Delgado. La pasada semana, el colegiado fasniero no compareció al compromiso de Primera Categoría entre el Guamasa y Campitos. De momento, el Comité de Competición no ha tomado cartas en el asunto. Delgado, cuando llegue el turno, tendrá que presentar las alegaciones pertinentes y explicar los motivos por los cuáles no compareció al terrero de Santa Rosa.

Brega como en casa
Hace mucho tiempo que dejó la disciplina del Tegueste pero ese es el club que lleva en el corazón. Óliver Gil se hizo como luchador en Tegueste y su padre tiene buena culpa de la trayectoria de este club en los últimos cuarenta años.
Pisar la arena de Tegueste es muy especial para el puntal del club capitalino. Al luchador del Campitos no le han salido bien las cosas en la primera parte de la Liga, pero siempre hay tiempo para cambiar.

Un triunfo en la catedral de la lucha de Canarias puede ser un trampolín para el despertar del Campitos, que cuentan con muchos luchadores de calidad, pero que no se lo creen.

Jonathan Estévez, Iván Melián, Rayco González, Jacinto Abreu o Luis Rosa son otros de los luchadores destacados del Campitos.

El Guamasa quiere apoyo
Todavía quedan los rescoldos del encuentro de ida entre el Rosario y Guamasa. Para mañana (21.00 horas) en el terrero de Santa Rosa está previsto el encuentro entre el Ferretería Chávez Guamasa y el Rosario Estación de Servicio El Mirador. Los guamaseros quieren estar en los primeros puestos de la fase regular y no hay mejor manera de hacerlo que conseguir un triunfo ante el eterno rival. José María Reyes, el mandador del cuadro local, ha preparado durante toda la semana con mucho esmero este choque. Es como jugar al ajedrez, los dos mandadores deben mover muy bien sus fichas para llegar con posibilidades hasta el final. Estamos ante un gran choque.