X
güímar>

Los daños por las lluvias alcanzan el millón de euros

   

los zarzales Güímar

El paseo de Los Zarzales, en el barranco de Badajoz, una de las vías más afectadas por el temporal. / DA

NORBERTO CHIJEB | Güímar

En un millón de euros ha cifrado el grupo de gobierno de Güímar los distintos desperfectos que ocasionaron las fuertes lluvias que soportó el municipio los días 2 y 5 de diciembre.

La junta de gobierno local se reunió ayer tarde para evaluar los daños, aunque dejó sobre la mesa el infirme que remitirán a la Delegación del Gobierno, Gobierno de Canarias y Cabildo de Tenerife a la espera de lo que pueda suceder a partir de hoy con la llegada de una nueva tormenta que se presume tan o más fuerte con la anterior, al venir la lluvia acompañada de fuertes ráfagas de viento.

La alcaldesa Carmen Luisa Castro señaló ayer que los principales daños ocasionados por las lluvias, que alcanzaron en Lomo de Mena, su barrio natal, los 303 litros por metro cúbico, se produjeron “en el barranco de Badajoz, sobre todo en las vías anexas al mismo y en muchos casos por efecto de las extracciones de áridos”, comentó. De hecho, el Cabildo ya decretó una obra de emergencia en el camino de Los Zarzales, que comunica la vía que llega hasta El Puertito, como también lo hizo con la carretera TF-616, ayer cortada, que transita por Santa Lucía-Los Barrancos y por todo el litoral de Agache, al margen de la autopista del Sur.

Después del gran aguacero del lunes 2, la alcaldesa ya había dictado una resolución para eximir el a los vecinos con propiedades afectadas de tasas e impuestos municipales en la ejecución de obras necesarias para la rehabilitación de las mismas.

Los vecinos podrán aportar fotos de desperfectos, acompañados de una instancia en el Registro General del Ayuntamiento güimarero.

Repuesto el servicio de agua
Una de las peores consecuencias que tuvieron las lluvias caídas en Güímar el lunes y viernes de la semana pasada fueron las que sufrieron los vecinos de San Juan y Guaza, que estuvieron varios días sin poder consumir agua al ensuciarse el depósito, primero, y después las tuberías que llegan al mismo que tuvo que vaciar Aqualia para una limpieza profunda.