X
prospecciones petrolíferas >

El Gobierno central “desconoce” la viabilidad del proyecto de Repsol

   

EUROPA PRESS | Madrid

La Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) critica que el Gobierno permita a la empresa Repsol realizar prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a Canarias -a 60 kilómetros- pese a no tener proyecciones sobre la viabilidad económica del proyecto ni saber cómo podría dañar al medio ambiente o el turismo.

Así lo expone en una nota de prensa después de que el Ejecutivo haya respondido a una pregunta parlamentaria del portavoz de IU-ICV-CHA en el Congreso, José Luis Centella, sobre el potencial de los yacimientos de hidrocarburos de Canarias.

“El Gobierno ha reconocido que no posee información objetiva sobre el potencial de Canarias en lo relativo a hidrocarburos, así como si su explotación sería económicamente viable”, señala el grupo parlamentario. Se escuda en que, “de momento, los permisos de investigación concedidos no presuponen una futura explotación comercial ni la autorización automática de ningún tipo de trabajo”, por lo que aún no hay declaración de impacto ambiental.

El grupo rebate el argumento de que “existen numerosos ejemplos de convivencia de actividades de explotación de hidrocarburos en medio marino con industrias turísticas con un marcado carácter complementario desde un punto de vista económico”. En opinión de la Izquierda Plural,estas prospecciones podrían causar graves daños tanto al medio ambiente como al turismo. “El Gobierno coloca en un segundo plano los daños económicos y medioambientales que podrían causar este tipo de prospecciones para el turismo y el empleo canarios al afirmar que desconoce las potencialidades de la zona en materia de hidrocarburos”. A ello añade que “no ha realizado ninguna estimación económica de las pérdidas que supondría para el sector turístico un gran vertido de petróleo ni cuántos miles de puestos de trabajo se podrían destruir”.

Según la respuesta remitida a Centella, su apoyo a este proyecto de Repsol se basa en que España es “un país altamente dependiente de los suministros exteriores de hidrocarburos” procedentes de zonas “geopolíticamente poco estables”, por lo que siempre que se garantice la seguridad de las personas y el medio ambiente “se debe permitirse la realización de este tipo de proyectos”. De seguir adelante las prospecciones y la futura explotación comercial, alerta este grupo parlamentario, el Gobierno “estaría poniendo en riesgo la salud de los habitantes canarios y pondría en peligro la biodiversidad de Lanzarote y Fuerteventura, declaradas Reserva Mundial de la Biosfera”.