X
el revés y el derecho>

La gran regresión – Juan Manuel Bethencourt

   

Me gustaría, querido Juan, vivir en un país que se tomase los asuntos importantes en serio. La legislación sobre la interrupción del embarazo, sea o no permisiva en sus márgenes, sin duda lo es. Pero cuando se legisla a golpe de mayoría coyuntural se perpetra un desastre en toda regla, porque ni se defienden los argumentos propios ni se busca el consenso duradero que toda cuestión crucial requiere. Durante un par de décadas este acuerdo de mínimos se fundamentó en una ley profundamente imperfecta, la aprobada por el Gobierno socialista en 1985, que el PP, cuando estuvo en el Gobierno, no se atrevió a tocar. El Ejecutivo de Rodríguez Zapatero tomó una decisión de alto riesgo, al cambiar los principios de la norma y sustituir el criterio de los supuestos por el de los plazos. ¿Virtud? La de homologar a España con nuestros vecinos europeos. ¿Defecto? Una vez más, la imposición de una visión sobre otra, casi siempre anteponiendo el cálculo electoral, la democracia demoscópica, a cualquier otra consideración. Personalmente estoy de acuerdo con la actual legislación sobre la interrupción voluntaria del embarazo, salvo en su renuncia a combatir el negocio del aborto, que es justamente el único aspecto de la norma que plantea ahora el Gobierno de Mariano Rajoy que me merece respaldo. En todo lo demás, ya lo ha dicho tu periódico, es una regresión que devuelve a España a la situación de hace treinta años, empeorada incluso en algunos supuestos. Lo peor es que la reforma viene cargada de muletas, las impuestas por la cúpula episcopal o por sectores ideológicamente a la derecha del PP. Ojo, el Gobierno no actúa por principios, sino por su propio diagnóstico electoral sobre un asunto delicadísimo, de fuerte implicación moral, un espacio en el cual los derechos colisionan, el de la mujer y el del concebido. No es por tanto un derecho absoluto, ni mucho menos, nadie en su sano juicio lo pretende. Ah, un dato para los revisionistas: con la ley actual se han producido menos abortos que antes. ¿Cómo lo ves?