X
en la carrera>

Laguneando en el PIT – Por Domingo J. Jorge

   

El PIT no está en La Laguna, pero sí soy testigo de que el viernes pasado en el Recinto Ferial, en el Parque Infantil de Tenerife, el número de laguneros que paseaban y se divertían con los más pequeños, y como ellos, no era poco. Por cierto, “vaya pasada”, como decía mi hijo Jaime, la que han montado allí Ignacio Pintado, el Recinto Ferial y el Cabildo. Lo del número de laguneros no es una leyenda urbana.

Muchos eran los que dejaban a los peques con la señora, o viceversa, y asómbrense, volvían a La Laguna a hacer sus compras. Simpático era también el caso de más de un lagunero que trabaja en Santa Cruz y por la mañana dejó a parte de la familia en el PIT, marchó a su trabajo, y después de las tres se unió a la prole para echar la tarde en el Recinto Ferial, tirándose unas canastas o haciéndose unos hoyos en el minigolf que ha vuelto a montar Pintado, otro año más.

Eso sí, colas y colas, como las de estas navidades en el casco de La Laguna. Y lo dice un amigo, “aunque estemos en crisis, a la crisis le gana la Navidad, y todo el mundo sale a la calle”. Lo mismo sucede en el PIT, colas y colas. Pero hay quienes saben superar lo cansino de las colas. Los había que se pegaban al móvil, juego va y viene, y hasta los que -parecerá del siglo pasado, del XX- se enganchaban a la novela página tras página hasta que podían disfrutar de la atracción.

Compañeros de oficio con sus pibes, unos pocos y otros muchos, oiga. Por cierto, uno de ellos, dedicado a lo que ahora adornan llamándolo periodismo gastronómico, vamos un buen periodista del buen yantar, al que no cito porque me pidió que no lo hiciera, pues en una de esas colas me comentó que en nuestra Laguna quien está dando el “do de pecho” es La Cordera. Sí, el restaurante La Cordera ha reabierto sus puertas y nos ha vuelto a traer aquellas deliciosas papitas rellenas, pimientos y la tranquilidad familiar. Como verán en el PIT se habla hasta de la restauración lagunera.

Por cierto, quien no paraba era Rafa, nuestro compañero responsable de prensa del PIT, que parecía el hombre elástico, corriendo para todos lados, todo un profesional.