X
economía>

“Las empresas pueden ahorrar el 19,7% de sus gastos sin recortes”

   

Manuel Viera, multinacional ERA

Manuel Viera es delegado de la multinacional ERA en Canarias. | DA

M. FRESNO | Santa Cruz de Tenerife

Por una razón de prioridades, las empresas centran los mayores esfuerzos en optimizar los gastos que son estratégicos para su negocio principal. Sin embargo, existen muchos otros desembolsos que presentan grandes oportunidades de ahorro si se les analiza de la forma adecuada. A esto, a optimizar los denominados gastos no estratégicos se dedica ERA (Expense Reduction Analysts), hoy la mayor asesoría de reducción de gastos generales del mundo.

Manuel Viera es su delegado en Canarias donde esta empresa está empezando. Ya hay oficinas en Gran Canaria y Lanzarote. “Nunca entramos a analizar los gastos de personal o los precios de producción. Lo que miramos es la mejor opción para seguir manteniendo la misma calidad. Lo que buscamos es precisamente lo contrario, reducir determinados gastos para mantener el empleo y la calidad”.

Viera reconoció que cuando las cosas iban bien, antes de la crisis, este tipo de pagos, por ejemplo, las comisiones bancarias, los viajes, la electricidad, el material de oficina, la gasolina, el seguro o los recibos telefónicos, no se miraban demasiado. “Ahora este tipo de gastos se mira más y es ahí donde nosotros ayudamos a ahorrar”.

Más productivos
El objetivo de la asesoría es conseguir que las empresas aprendan a no “derrochar” y a ser “más productivos” manteniendo los precios, el personal y la calidad. “Hay estudios que aseguran que las empresas pueden ahorrar el 19,7% de sus gastos sin recortar, solo optimizando”, matizó.
En este sentido, puso como ejemplo a una empresa que se gastaba mucho dinero en mensajería porque llamaban a la empresa de paquetería cada vez que querían enviar algo. “Le propusimos que en lugar de esto concentraran todos los paquetes a una hora determinada por la mañana y a otra por la tarde, y así la empresa de mensajería solo vendría dos veces al día. Se ahorraba dinero y a la vez la calidad es la misma porque el receptor no iba a sufrir ningún retraso”.

Aun así, Manuel Viera reconoció que hay empresas, “quizás por costumbre”, a las que les cuesta mucho cambiar la manera de hacer las cosas, “y en esto también hay que trabajar”.

“Hay que pensar a largo plazo”
Una de las primeras medidas que adoptaron las empresas nada más comenzar la crisis fue el recorte en publicidad. Para Manuel Viera, sin embargo, esta opción no es la más válida. “Si bien en un principio puede ser un desahogo para el bolsillo de la empresa de entre 2.000 o 3.000 euros, a largo plazo no estar en promociones o en el mapa comercial puede ser un error para la empresa. Cuando uno no está, se pierden opciones y esto no es acertado”, detalló. Otra cosa, aseguró, es ver la mejor forma de publicitarse, si en todos los medios, en unos pocos, vía redes sociales o medios audiovisuales, “pero lo importante es estar”. “Los planes estratégicos”, prosiguió, “son a medio, largo plazo, con lo cual, decisiones que en un principio pueden suponernos un ahorro, a lo mejor más adelante nos damos cuenta de que no ha sido la más acertada”. En opinión de Manuel Viera, cuando una empresa empieza a tener problemas económicos y quiere recortar, lo primero que tiene que hacer es analizar los gastos no estratégicos, porque reducir en personal y en publicidad es un error a corto plazo. “Solo hay que hacerlo cuando no queda más remedio”, matizó.