X
en la carrera > Domingo J. Jorge

Locos al volante en Geneto – Por Domingo J. Jorge

   

La Policía Local hace su labor, y me consta que tiene presencia en la zona de San Miguel de Geneto, incluso instalan el radar en algunos puntos de la Carretera General para controlar. Pero a pesar de esa labor de vigilancia, control y sanción de la policía, los locos al volante en esta zona de La Laguna siguen haciendo su acto de presencia. Lo más asombroso es que hasta las guaguas, y camiones con mercancía, recorren diversos tramos de Geneto, donde no se puede superar los 50, y lo hacen a más de 90. Por tomárselo a broma, acude uno a aquellos dibujos animados de Los Autos Locos, que veíamos de pibes. Pero lógicamente los vecinos de San Miguel de Geneto no ven esto como motivo de chiste, sino como un peligro cada vez más habitual. No quería hacerlo, pero lo hago. Yo mismo la pasada semana vi cómo una guagua, con pasaje dentro, una guagua urbana, pasaba a mi lado a la velocidad del rayo, y no tiene que ver nada con nuestros buenos dulces El Rayo, e incauto de mí, le toqué la pita, la respuesta que obtuve del chófer, de una guagua urbana -por razón obvia me reservo la empresa insular para la que trabaja- me levantó un dedo, acto grosero, y, por supuesto, no para darme las gracias por el aviso que le hacía de que iba a una velocidad indebida.

Ciertamente, no acabo de entender cómo un conductor de Servicio Público puede tomarse la libertad, dicho sea de paso que ninguno lo debemos hacer, la libertad de circular como un “auto loco” por una vía transitada por turismos, con acerado a los lados por los que caminan vecinos, y hasta niños camino del cole. Me imagino que la empresa, que se sentirá aludida, tomará cartas en el asunto. Cuando me han contado esto los vecinos de la zona, y además lo he podido vivir in situ, recordé el accidente que ocurrió años ha en la Autopista del Sur, cuando una guagua insular se salió de la vía, sufriendo en aquella ocasión el pasaje numerosos traumatismos y demás. No sé lo que sucedería en Geneto, si una de estas guaguas, no lo quiera Dios, se saliera de la vía y llegara incluso a arremeter con los peatones, u otros vehículos. Creo que toca a alguien poner final a esto.